lunes, 21 de mayo de 2012

Gato gordo, gato flaco, gato urbano

De todos es sabido que soy un firme defensor de las iniciativas particulares. Suelo criticar con dureza a quien se cruza de hombros esperando que algún organismo público solucione los problemas de la sociedad, pero de la misma manera que critico tal cosa alabo cuando lo contrario sucede.

Un ejemplo de excelente iniciativa viene de parte de una amiga mía, quien enrolándose en un grupo de voluntarios y contando con la colaboración de la Universidad de Valencia trabaja un grupo de soporte para comunidades de gatos urbanos. Viviendo en una ciudad como Londres, donde no es raro cruzase con zorros por la calle, me parece una idea excelente tratar de cuidar las comunidades de fauna urbana, y si encima se trata fe felinos mejor que mejor.

Por eso quiero utilizar El Gato Gordo como caja de resonancia para la Colonia Felina del Campus Burjassot-Paterna de la Universidad de Valencia. La página web definitiva está aún en construcción, pero la comunidad ha montado una página provisional: http://www.uv.es/gatos. En ella podréis encontrar datos sobre cómo colaborar, bien en contribuciones periódicas o puntuales, y un número de cuenta donde hacer vuestras aportaciones.

Quisiera incidir en el hecho de que no hace falta ser un filántropo millonario para colaborar en estas iniciativas. Si no podéis comprometeros a una aportación periódica haced solo una, hoy, y ya habréis aportado vuestro granito de arena. Si pensáis que no tenéis suficiente dinero para aportar siquiera una vez... bueno, pensad un poco más. 5€, 1€, 20 céntimos... todo el mundo puede desprenderse de eso, la mayoría nos gastamos mucho más en cerveza. Es tan fácil como decir "hoy no tomo café después de la comida y ese euro lo uso para financiar la colonia de gatos urbanos". Pensad no solo en los gatos, sino también en esas personas que están haciendo un esfuerzo altruista y voluntario, esas personas que dedican su tiempo (y probablemente también su dinero) en aras de algo en lo que no obtendrán rédito personal alguno. Pensad en ese esfuerzo que acometen, y luego pensad si se merecen o no un simple euro.

Gracias de antemano.