sábado, 24 de diciembre de 2011

Felices

"Feliz Navidad", decimos estos días. "Feliz año nuevo", solemos añadir. Algunos recurren al más genérico "Felices fiestas", pero me pregunto cuántos de nosotros nos paramos a pensar en el quid de la cuestión: felices.

En estos días todos nos llenamos de buenos deseos y buenas intenciones, algunos nos sugieren que extendamos este espíritu al resto del año, pues no basta con ser buenos durante tres semanas y un poco gañanes durante las 49 restantes. Pero los deseos y las intenciones son para mí simplemente los medios para lo que me gustaría fuera nuestro verdadero objetivo: felices.

Son tres años ya de Gato Gordo, y un gran número de personas han leído estos textos. No siempre se os ve, no siempre hay respuestas en nuestros artículos (y lo cierto es que la mayoría suelen ser de nuestra querida Gris). Pero entonces me cruzo con un amigo que me dice "te leo siempre, estás en mi subscripción RSS", u otro que comenta"hay que ver cuánto te curraste aquella entrada", y entonces sois vosotros los que me hacéis feliz.

Además, tengo la suerte de tener a mi alrededor a gente no solo a la que quiero, sino a la que admiro. Gente con la que disfruto tanto en el ocio, ya sea tomando unas cañas o jugando al Mario Kart, como en el oficio, ya sea editando libros o participando en sesiones de compartición de código Java. Gente a la que siempre intento escuchar, porque siempre tienen algo que enseñarme. Gente que me hace feliz.

Es por eso que en estos días, más que feliz navidad, año nuevo o fiestas, quiero decir simplemente feliz. Os deseo a todos y todas la fuerza y el valor para hacer todo aquello que os proporcione felicidad. Haced lo que amáis, y todo lo demás vendrá solo.

Disfrutad.