miércoles, 5 de octubre de 2011

iPhone 4S: estrategias, expectativas y (pseudo-)decepciones

Con el anuncio (otro) del nuevo iPhone 4S simultáneamente en Cupertino y Londres vienen las reacciones, y la mayoría de ellas han sido de decepción (El País, por poner un ejemplo, titula su noticia como "El iPhone se renueva, pero poco).

Siendo mi opinión un tanto sesgada pues tengo tanto un iPhone como un iPad, hace tiempo que llevo diciembre que el iPhone sacado a la venta en 2011, el que ha venido siendo el iPhone 4S, no iba a ser nada espectacular. El verdadero boom vendrá el año que viene con un iPhone 5. ¿La razón? Que en Apple no son cortoplacistas y saben que para un éxito duradero necesitan alternar el foco entre hardware y software.

Apple ofrece el paquete completo y se jacta de hacerlo con un estilo sin parangón. Pero para que un nuevo hardware funcione bien hace falta un buen software que lo maneje, y para que un software pueda llegar lejos necesita un hardware potente que lo maneje. Empezó con un hardware relativamente limitado (ni siquiera 3G) pero dio la campanada con la experiencia de usuario de su iOS; a continuación se centró en el hardware y sacó iPhone 3G, con un nuevo diseño, versiones en blanco y negro, conexión móvil más rápida y otras varias ventajas.

Tras esto el foco se centró en el software, siendo la siguiente versión del iPhone, el 3Gs, una mera mejora interna: mejor cámara y hardware más potente, pero mismo diseño. Ahora bien, el iOS 3 que vino con él venía cargadito de mejoras de dificultad técnica significativa como el soporte multitarea.

Con iPhone 4 vino de nuevo la revolución en hardware: la pantalla retina, flash, mayor capacidad, un diseño innovador... Y iPhone 4S, bueno es solo un contenedor para sacar al mercado iOS 5.

Algo similar hace Microsoft con sus versiones de Windows: alterna una versión "experimental" con numerosos cambios (algunos más afortunados que otros) y una estabilidad más bien deplorable con versiones profesionales que incluyen los cambios anteriores que han funcionado bien sobre una base más testada y robusta.

Francamente, no veo el momento de actualizar mi iPhone 4 al nuevo iOS 5 :-)