jueves, 25 de agosto de 2011

Películas de plantilla

ATENCIÓN: SPOILERS A LA VISTA

Tenía cierta curiosidad por esta cosa llamada Cowboys & Aliens que la factoría Hollywood se ha sacado de la manga, así que el sábado por la noche me decidí a verla con mi compañero de piso. Resultó ser una película no mala, aunque tampoco particularmente buena, simplemente resultona gracias a que incluye sabiamente todos los elementos típicos de una película de acción. De hecho, podría decirse que Cowboys & Aliens es básicamente una mezcla de Independence Day, Campo de Batalla: La Tierra y cualquier Western al uso, con reminiscencias de otras películas.

Para empezar tenemos unos aliens que vienen a la tierra a buscar oro, como en Campo de Batalla: La Tierra. También como en aquella película los aliens consideran a los humanos una especie inferior, cosa que juega en favor de los humanos cuando estos aprender a hacer uso de la tecnología que para los aliens es pan de cada día (en la primera se trataba de pilotar, en esta se trata del brazalete de guerra que lleva Daniel Craig).

Después tenemos al prota, Daniel Craig, que parece ser un malo maloso que, por efecto de la amnesia, no recuerda por qué es tan malo, pero que en el fondo parece ser una buena persona... muy al estilo del Caso Bourne. El malo maloso de buen corazón se cruza con cierta moza que no se le quiere despegar (Olivia Wilde) y que resulta no ser una moza al uso sino una entidad sobrenatural venida de otro planeta que quiere ayudar al malo maloso de buen corazón porque ve lo bueno que hay en él.

Después tenemos al otro malo (Harrison Ford), uno de estos malos que antaño era noble y honorable pero que el tiempo le ha vuelto un tanto cabroncete, probablemente motivado por el hecho de que su hijo no ha resultado ser el orgullo que esperaba. Este malo además tiene un hijo adoptivo, un indio nativo cuyos padres murieron cuando era niño y que sueña con que el malo lo reconozca como hijo, aunque este solo lo hace al final cuando el indio está a punto de morir: "eres el hijo que siempre quise tener". Por supuesto el hijo biológico cambia en el último momento para hacerse un poco más bueno y todos tan felices.

También contamos con las dos facciones irreconciliables que finalmente deciden unir sus fuerzas para luchar contra un enemigo común. Se trata del padre amargado previamente comentado y de un jefe indio que desprecia al hombre blanco. Como es de esperar, es el hijo indio adoptivo quien convence al jefe indio de que el padre amargado es en realidad un gran y noble guerrero, momento tierno donde los haya en el que el padre amargado se percata de la veneración que su hijo adoptivo le profesa.

Con semejante plantel de clichés adecuadamente encajados con calzador tenemos el cuadro perfecto para un argumento típico: los aliens vienen a conquistar la Tierra y exterminar la humanidad, pero los humanos logran vencerles a pesar de su inferioridad técnica gracias al valor de la unión. Contamos aquí ademas con dos de los típicos fallos de las películas de aliens: se retrata solo una nave que aterriza en territorio estadounidense, pero de aquí se asume que están conquistando el planeta entero (porque EEUU = planeta, todo el mundo sabe eso); el segundo fallo es el hecho de que a pesar de querer venir a conquistar el planeta los aliens solo vienen con una nave, ni refuerzos, ni backups ni historias.

Muchos se preguntarán a estas alturas cuál es el valor de este filme tan lleno de americanadas y topicazos... pues bien, yo tengo mi propia teoría: hace ya un tiempo que la franquicia James Bond permanece estancada por falta de fondos, lo cual hace peligrar el valor de marca de Daniel Craig, quien encarna al agente secreto del MI6 desde Casino Royale. Además, en la última película Bond que se planeaba, Olivia Wilde había sido elegida chica Bond, papel que por las mismas razones está en la nevera... Con esto así y sin querer matar a esa gallina de los huevos de oro que es James Bond, en Hollywood necesitaban que el público no perdiera la imagen de un Craig duro y pistolero con una Wilde seductora a su vera, y se inventaron esta cosa para darles ese contexto. Una película a medida de la imagen de los actores, ¿qué os parece?


--

Sent from my iPhone