domingo, 24 de abril de 2011

Nombres desafortunados

Yo sé que científicos y tradicionalistas utilizan sabios criterios para bautizar especies animales pero, oye, es que hay veces que me parece a mí que no dan en el clavo... ¿Lavandera boyera? ¿Y por qué no llamarlo porno-chacha lésbica directamente?