lunes, 26 de diciembre de 2011

Yonquis de la wifi

Desde que emigré a Londres y me compré mi primer iPhone he venido notando cómo mi adicción a la conexión a Internet ubicua se incrementa. Con mi superplan de datos puedo conectarme en cualquier momento. Ya no miro un mapa antes de salir a una dirección desconocida, consulto Google Maps por el camino. Escribo correos en el autobús. Actualizo Facebook. Compruebo mis menciones en Twitter. Y, cuando llego a mi destino, hago check-in en Foursquare.

Pero, ay, cuando vuelvo a España y mi plan de datos no incluye itinerancia me siento desvalido... y arrastro por doquier mi síndrome de abstinencia, móvil en alto tratando de captar redes wifi abiertas. A ver si hay suerte y algún vecino ha puesto una clave sencilla. A ver si el bar de la esquina se tira al rollo y pone una wifi abierta. ¡Tate! ¡Aquí pillo una! Y te quedas anclado al suelo, aprovechando para contestar a los mensajes que hayas recibido en WhatsApp, con tus amigos/familiares/media naranja estirando porque llegas tarde y tú tan estático como los ojos de Espinete, reticente a abandonar el hot spot.

En 2008 fueron noticia dos leridanas (o lleidatanes, como gusten) por recibir tratamiento para paliar su adicción al móvil, hecho que se repitió en muchos otros jóvenes. A principios de año varios medios se hacían eco de uno de los temas tratados en el foro económico de Davos: la adicción de las redes sociales. Y muy pronto los expatriados como yo tendremos que mirarnos bien lo de nuestra wifi-dependencia.

Diario de un robasueños (duerme cuando puedas)

Miércoles, 7:00 - Suena el despertador
7:30 - Me levanto, me ducho, me afeito.
8:00 - Bajo al bar del hotel a zamparme mi desayuno de fruta, zumo, tostadas, huevos pochados, longanizas, champiñones y tomates a la parrilla.
8:45 - Registro mi salida en el hotel y tomo un taxi camino de la oficina satélite.
9:00 - Comienzo la jornada ultimando detalles de la primera tarea que se me ha asignado en el trabajo.
12:30 - Comida en una cafetería tradicional inglesa, básicamente más huevos, longanizas, tomates, alubias...
13:45 - Retomo el trabajo, aunque dedico el resto del día a ayudar a un compañero a escribir un programa multihilo con componentes que no están preparados para concurrencia.
18:15 - Tomo un taxi camino de la estación de trenes.
18:40 - Tren camino de Londres.
19:10 - Metro, paseo, casa, veo a mi compañero de piso y nos vamos de cena para celebrar su ascenso y mi nuevo trabajo.
20:30 - Llegamos al asador argentino Constancia. Genial.
22:30 - Cervezas en casa y un campeonato de Mario Kart para compensar por los días que no nos vamos a ver.
00:30 (ya del jueves) - Empiezo a preparar la maleta
1:30 - Me acuesto
3:30 - Me levanto de nuevo. Paseo y tren para ir al aeropuerto.
5:00 - Llego a Gatwick, facturo, seguridad, desayuno.
6:30 - Despegamos.
10:00 (hora local) - Aterrizo en Valencia. Camino a casa, llamadas de familiares y amigos para coordinar los días.
12:30 - Me tumbo a echar un sueñecito.
14:00 - Quedo con mi hermana para tomar un café.
15:00 - Comida en casa de la abuela
17:00 - Siesta.
18:00 - Ducha, afeitado.
18:30 - Quedo con mi hermana para ayudarle con el regalo de Navidad de su novio
19:30 - Me voy al centro a comprar algunos regalos más.
20:40 - Estoy de vuelta en casa con las compras ya terminadas.
21:00 - Salgo con mi padre de cena para celebrar su cumpleaños.
21:30 - Cena en el restaurante La Albufera, en el hotel SH Valencia Palace.
00:10 (ya de viernes) - Dejo a mi padre en casa y me voy al encuentro de unas amigas para bailar salsa.
3:30 - Tras algo más de dos horas de salsa y bachata llego a casa y me acuesto.
8:30 - Ducha rápida, tengo cita para renovarme el DNI.
9:00 - Llego a comisaría y me confirman que mi cita no es a las 9:00 sino a las 10:00. Fail.
9:15 - Me echo un sueñecito.
9:45 - Me levanto y me lavo la cara para iniciar la operación DNI 2.0
10:00 - Fotomatón y renovación, ya voy documentado de nuevo.
11:00 - Visitas familiares varias.
14:30 - Comida en casa de la abuela.
16:00 - Siesta.
18:00 - Me quito las legañas.
18:15 - Me pongo al día con correos y quedo con las muchas personas que quiero ver en los próximos siete días.
19:00 - Café con amigos.
20:30 - Ducha y acicalamientos varios, hoy hay jarana.
22:00 - Cena con amigos: Campos, Alonso, Miguelito, el nuevo loro... casi toda la tropa al completo, solo ha faltado el Míster.
1:00 (ya del sábado) - Copas junto al espacio anteriormente conocido como "parque de las dos tetas".
2:30 - Los hermanos sobrios nos conducen al centro de Valencia.
3:30 - Entramos en Murray.
6:00 (hora aproximada) - Salimos de Murray.
6:30 - Pico algo y me voy a dormir.
11:00 - El vecino se entretiene con la clásica canica de acero y me despierta. Las insistentes llamadas de teléfono (cuyo terminal está junto a mi cabeza) acaban de hacer el estropicio. Me levanto.
11:30 - Durante las próximas dos horas y pico constato que no por tener más canales de TDT tienes mayor calidad televisiva. Bodrio tras bodrio, oigan.
14:30 - Comida en casa de la abuela.
16:00 - Amago de siesta, no consigo conciliar el sueño.
18:00 - Desisto y me levanto.
18:45 - Café con amigos
21:00 - Cena de nochebuena en casa de mi tía.
00:15 (ya del domingo) - Llego a casa de nuevo, en principio para preparme para salir otra vez... pero el cansancio acumulado me lo prohíbe. Aviso a mis amigos de que esta noche no.
1:00 - Tras luchar contra varios "venga hombre, no seas flojo" me acuesto. Esta vez para dormir 12 horas sin parar.

Y ya estoy listo para volver a empezar :-)

sábado, 24 de diciembre de 2011

Felices

"Feliz Navidad", decimos estos días. "Feliz año nuevo", solemos añadir. Algunos recurren al más genérico "Felices fiestas", pero me pregunto cuántos de nosotros nos paramos a pensar en el quid de la cuestión: felices.

En estos días todos nos llenamos de buenos deseos y buenas intenciones, algunos nos sugieren que extendamos este espíritu al resto del año, pues no basta con ser buenos durante tres semanas y un poco gañanes durante las 49 restantes. Pero los deseos y las intenciones son para mí simplemente los medios para lo que me gustaría fuera nuestro verdadero objetivo: felices.

Son tres años ya de Gato Gordo, y un gran número de personas han leído estos textos. No siempre se os ve, no siempre hay respuestas en nuestros artículos (y lo cierto es que la mayoría suelen ser de nuestra querida Gris). Pero entonces me cruzo con un amigo que me dice "te leo siempre, estás en mi subscripción RSS", u otro que comenta"hay que ver cuánto te curraste aquella entrada", y entonces sois vosotros los que me hacéis feliz.

Además, tengo la suerte de tener a mi alrededor a gente no solo a la que quiero, sino a la que admiro. Gente con la que disfruto tanto en el ocio, ya sea tomando unas cañas o jugando al Mario Kart, como en el oficio, ya sea editando libros o participando en sesiones de compartición de código Java. Gente a la que siempre intento escuchar, porque siempre tienen algo que enseñarme. Gente que me hace feliz.

Es por eso que en estos días, más que feliz navidad, año nuevo o fiestas, quiero decir simplemente feliz. Os deseo a todos y todas la fuerza y el valor para hacer todo aquello que os proporcione felicidad. Haced lo que amáis, y todo lo demás vendrá solo.

Disfrutad.

miércoles, 21 de diciembre de 2011

Volviendo a las andadas

Desde hace un par de años, tal vez incluso más, vengo notando un fenómeno en mí que pensé que nunca me sucedería porque "yo nunca me iba a hacer viejo"... mi falta de cálculo me ha demostrado lo contrario.

Y es que, desde que empecé la salsa, empecé a fomentar menos los pubs y discotecas normales, tendencia que acentué al venir a Londres hasta el punto de casi no salir a discotecas que no sean tropicales o latinas. Además, en Londres no conduzco, y en el coche es el único sitio donde solía escuchar la radio. Si finalmente le sumamos el hecho de que no veo la tele tenemos la respuesta a este fenómeno: ¡no me entero de qué nuevos cantantes o canciones hay por ahí!

Cuando me hablan de esta tía o de aquel grupo, chico, como si me hablaran en griego. El sábado pasado estuve en una fiesta de Navidad en casa de una amiga, muy inglesa, con vino caliente especiado, Pimm's de invierno y la MTV sintonizada. ¿Te crees que conocía los videoclips que iban poniendo? ¡Creo que solo reconocí a Beyoncé!

Así que me lo tomé como los deberes de la noche, a ver qué nuevo descubrimiento me llevo hoy a casa... Y di a parar con LMFAO, lo cual viene a significar Laughing My F*** Ass Off (que podemos traducir como Partiéndome el p*** culo). No sé si el grupo es popular en España o no, si son nuevos o si ya llevan meses en la escena, pero se han convertido en mis nuevos héroes :-).

Os dejo con mi clip preferido de cuantos he podido ver hasta ahora, un gran montaje con reminiscencias a "28 días después".

viernes, 16 de diciembre de 2011

No al impuesto al patrimonio. Sí al impuesto de sucesiones

El reciente cambio de signo en el gobierno central y la actual coyuntura económica (expresión que, por otra parte, se ha convertido en sinónimo de "agárrate que viene curva") sugieren una inminente modificación del sistema impositivo español. Entre las muchas propuestas destacan las respaldas por la doctrina "que paguen los ricos" que sugieren cargar los patrimonios altos para redistribuir la riqueza; sensible como esto puede parecer, quiero motivar al lector a tener en cuenta ciertos aspectos antes de apoyar una opción u otra.

Como establece la carta de los derechos humanos, todos nacemos iguales. Ahora bien, y esto es importante, la famosa declaración no dice que seamos iguales, solo que nacemos tal, lo cual no es incompatible con una diferenciación individual en base a méritos propios.

Así pues, supongamos que dos personas parten de una misma base: mismas oportunidades, mismos recursos, mismas ayudas... La persona A decide aprovechar esas oportunidades al máximo, ahorrar continuamente parte de lo ganado, luchar por ascensos y subidas de sueldo. La persona B se conforma con lo mínimo y decide disfrutar de lo ganado sin ahorrar ni un ápice. La persona A acabará generando un patrimonio que le permitirá una vida mucho más holgada que la persona B, creando una condensación de riqueza relativa (el patrimonio de A es significativamente mayor que el de B).

Bajo el principio de la distribución de la riqueza ("que paguen los ricos"), deberíamos gravar el patrimonio de A para compensar la pobreza relativa de B, pero esto sería doblemente injusto. Primero porque estaríamos penalizando los esfuerzos de A y premiando el conformismo de B. Y segundo porque estaríamos gravando los rendimientos de A dos veces: primero cuando obtiene su dinero (a través del IRPF) y luego otra vez por el mero hecho de no gastarlo; es más, a cada año sucesivo que A no consuma su patrimonio volverá a pagar su tasa al Estado, pagando nuevamente por el mismo concepto. Es por esto que el impuesto al patrimonio debería ser abolido en todas sus formas.

Ahora bien, soy consciente de que hay un componente de mi argumento que puede fallar en muchos casos: la asunción de que A y B parten de la misma base. España ha acometido grandes reformas para asegurar que las mismas oportunidades son otorgadas a todos los ciudadanos, pero eso no significa que los recursos de que disponemos sean los mismos. Si A proviene de buena familia y cuenta con vastos recursos para clases de refuerzo privadas, estancias en el extranjero, etc., partirá con ventaja con respecto a B a la hora de alcanzar méritos, y esto SÍ es injusto. ¿Cómo allanar las ventajas de A heredadas por el patrimonio de su familia sin castigar a los padres de A por sus méritos?

La respuesta se halla en la misma pregunta: herencia. La diferencia entre A y B es que A ha hereda un patrimonio de sus padres que B no puede utilizar. Así pues, siendo que la ventaja de A proviene del patrimonio heredado, gravemos la herencia. Admitámoslo, hace falta esfuerzo para acumular patrimonio a base de trabajar, pero no hace falta dar bien con bola para acumularlo por herencia. El concepto de herencia es, desde un punto sociológico, intrínsecamente injusto: tendremos más o menos oportunidades no dependiendo de nuestros propios méritos, sino dependiendo de dónde hayamos nacido (lo que Warren Buffett llama "la lotería del útero"). Gravemos la herencia, hagamos pagar a aquellos que reciben riqueza sin haber luchado por ella, y utilicemos este impuesto para compensar a los que no parten con dicha ventaja.

En conclusión, y como reza el título de esta entrada, no al impuesto al patrimonio, sí al impuesto de sucesiones.

lunes, 12 de diciembre de 2011

The walk of shame

En esta bendita Londres que alcanzo a querer más a cada día que pasa es parte de la cultura popular "el camino de la vergüenza" (the walk of shame). Se trata de ese camino que tienen que hacer las chicas súper puestas en sus vestiditos y normalmente sin poder cargar ya con los tacones después de una noche de farra. En ocasiones todavía andan a trompicones, víctimas de la resaca, o desentonan horriblemente con el resto de viandantes que llenan las calles por las mañanas... todo un espectáculo.

El concepto realmente no es exclusivo de Londres sino más bien de la cultura anglosajona en general, pero la manera en que este vídeo lo refleja (de paso proponiendo alternativas) está centrado en el caso londinenses. Algunas de las calles están cerca de apartamentos donde solía vivir...


miércoles, 7 de diciembre de 2011

Hospitalidad por omisión

Mi súper mega híper querida ex-compañera de piso ha vuelto con nosotros durante unos días, la hemos echado de menos. Y, agradable como ha sido su visita, la cuestión es que me ha hecho pensar en lo que es la hospitalidad y como aplicarla.

Ella solía ser nuestra compañera de piso, lo que significa que se movía por casa a sus anchas. Al marchar buscamos otra compañera de piso, por lo que su regreso era solo como visitante, una de tantas personas que viene a verte y para la que preparas café. Al principio pensé que debía tratarla como a cualquier visita: sentarla en el sofá, dejar que se sintiera cómoda, ocuparme de todo para que ella no se tuviera que preocupar de nada... Pero entonces pensé que, dada nuestra historia, tal vez eso no sería lo que la haría sentir más confortable.

Así que en lugar de eso abrí la puerta, le planté dos besos y volví al sofá. Me preguntó si podía hacerse unas tostadas.

- Claro, ya sabes dónde está el pan. Por cierto, he comprado huevos esta mañana, si quieres uno están en el segundo estante de la nevera.

Exactamente como solíamos hacerlo cuando vivía con nosotros. Al rato le apeteció café, y se levantarlo a prepararlo sin más. Empezamos a ver House juntos, y como manda la tradición abrimos una botella de vino. Nos sorteamos quién iría a por el vino, exactamente como solíamos hacerlo, me tocó a mí y a ello fui.

Pasamos una velada encantadora, me hizo pensar que aún vivíamos los tres juntos... y, según lo que me contó después, así se sintió ella también. Y es que la mejor hospitalidad no es la necesariamente la que mejor sirve al huésped, sino la que más le hace sentir como en casa.

lunes, 5 de diciembre de 2011

The right to be right

Note: in this article I refer to a hypothetical senior person that could either be a man or a woman; however, for readability's sake, I refer to this hypothetical person always as he or him. In the text below, when I write he or him, please read he/she and him/her.

I've been thinking about vertical relationships in corporate hierarchies; actually, my thoughts could apply to any vertical relationship: teacher-student, parent-son, senior-junior... I has come to my attention that the common understanding is that, once someone gets to the upper position, he earns the right to be right. Think of the following scenario:

- How dare you challenge him? He is an executive director and you're just an analyst.
- Does it mean he is always right?
- It clearly means he's got more experience than you.
- Well, if he is so experienced he should be able to prove me wrong quite easily, so what's the matter? He makes clear he's the smart one here and I learn something new.
- He doesn't need to prove anything, just shut up and do as you're told.

Sounds familiar? This is what I refer to as the right to be right. Somehow, it has been instilled in our minds that once one achieves a position of seniority that means credibility is granted and no explanations are needed. It's almost as if the person becomes more important than the argument itself.

What is funny about it is that, at the same time that this idea is rammed down our throats (by our teachers, our bosses, our parents...), we are told that we should never rest in our laurels, that we should always welcome new ideas, that in order to keep learning we should keep challenging ourselves... Do you guys see the conflict as well as I see it?

It would be much different if, instead of earning the right to be right, we acquired the obligation to be challenged. The more senior a position the more responsibility it implies, so the more we want to be sure the person is fit for the role. So constant challenge is actually good for the organisation: if the manager responds positively it creates massive trust from the team, and if it doesn't it becomes clear a new person is needed.

Why does corporate culture condemn bottom-to-top challenges so much then? Isn't there too much at stake to simply assume that senior means right? Three reasons come to mind. First, because sometimes battlefield promotions are needed and, although the person is not good enough for the role, there's no one better available. Second, because in environments hyper-charged with ambition (and large corporations usually are) encouraging challenge could lead to aggressive challengers and destroy team-work. And third, because managers face a conflict of interest when encouraging challenge: it could easily expose their weaknesses.

However, I think these risks are usually overstated, and the current world needs more bottom-to-top challenge, not less. We need to live more out of our demonstrable talent and less out of implied abilities. Let's play the game.

martes, 29 de noviembre de 2011

Becarios Everywhere...

Hasta en las mejores casa pasa ;)


Por cierto, totalmente recomendable la canción que está sonando. Ya me contareis ;)

Muisheto Feroz

lunes, 21 de noviembre de 2011

Se va Berlusconi, no necesariamente el Berlusconismo

No pocos medios se han hecho eco de la marcha de Silvio Berlusconi, algunos con más arte que otros, pero en lo que casi todo el mundo coincide es que en los problemas de Italia corren tan profundos en el país de la bota. A comunicación quiero hacer un resumen de los artículos de prensa que más me han impactado al respecto.

Time: "El hombre tras la economía más peligrosa del mundo"

No le falta razón a Time al hablar sobre la importancia de la economía italiana en el panorama mundial, y es que este primer plano de sonrisa pícara y ojitos a lo Jonas Brothers esconde el que probablemente sea el peligro sistémico más importante de nuestra economía. Italia, a pesar de el aire mediterráneo, petimetre y condescendiente con el que nos suele engañar, es miembro fijo del G8 por ser uno de los países más industrializados del mundo. Es la tercera economía más fuerte de la eurozona y, agárrense al sombrero, el tercer mayor emisor de bonos del mundo (teniendo en cuenta bonos gubernamentales y corporativos).








La parte de los bonos, de hecho, es la que más miedo nos tiene que dar. Como ya expliqué en aquella serie de entradas sobre los bonos, un bono es básicamente un préstamo comerciable. Que Italia en su conjunto sea el tercer mayor emisor de bonos significa que debe mucho dinero, y a quién se lo debe es lo que nos tiene que preocupar. Hace poco Francia vio su nota crediticia amenazada por su exposición a la deuda griega, considerada de baja calidad; ahora bien, tal rebaja vino de la mano de una exposición valorada en 41 mil millones de euros... mientras que la exposición de Francia a la deuda italiana es de 309 mil millones. Si Italia empezara a fallar en sus compromisos crediticios la nota de Francia se vería bajada en probablemente varios escalones, lo cual provocaría un efecto dominó que haría caer hasta a los más grandes (BBC News preparó un gráfico interactivo donde ver las dependencias de deuda, aquí)

Ahora bien, para todos aquellos que piensan que las crisis son solo cosa de ricos, una caída italiana impactaría directamente al ciudadano de a pie. Fondos de pensiones, fondos de inversión, aseguradoras y un buen etcétera utilizan en gran parte los bonos para incrementar el valor de las inversiones. Si Italia cae, no pocos deberían esperar que sus expectativas de jubilación bajen, que su inversión mengüe o incluso que el seguro de su coche suba.


Newsweek: "No es solo un viejo charlatán"

Newsweek también ataca a Berlusconi y el tremendo daño que le ha hecho al país, aunque el ataque de Newsweek se centra en su personalidad. Berlusconi, con ese carácter vividor, despreocupado y mujeriego, pasaría a la historia rápidamente en cualquier sociedad moderna. Sin embargo, en la todavía muy machista Italia, la que ocupó la 74ª posición en el informe sobre igualdad de género del Foro Económico Mundial, il Cavaliere es admirado como el vivo ejemplo de que uno puede evadir impuestos y engañar a su mujer y aún presumir de ello en el bar.








Sus formas, totalmente impropias de un dirigente político (como cuando describió a Obama como "un tipo muy morenito" y dijo de su mujer que "debe ir al mismo solárium que él"), son aplaudidas por un ciudadano que se siente identificado con su líder. Berlusconi representa la dolce vita que todo machito italiano ha querido siempre tener, y a base de repetir la cantilena mediante su imperio mediático se ha metido al elector en el bolsillo durante 17 años.


The economist, el maravilloso toque de sutileza

Quiero terminar este artículo con la cobertura de The Economist, que siempre consigue ir unos pasos por delante. Ya en junio dedicó portada y un informe especial a "El hombre que jodió un país entero", pero en su edición de la última semana ha acertado plenamente con la portada: un Berlusconi como siempre sonriente, que se arregla la corbata para estar guapo tras una gran bacanal, que tras dejar exhaustos a los italianos en esta exuberancia de excesos deja una sorpresita reflejada en el comentario de abajo a la derecha: "ha dicho que le enviemos la factura a una tal Sra. Merkel en Berlín". Brillante.





jueves, 10 de noviembre de 2011

Más botón +1

Ya hablamos en el pasado sobre el botón +1 de Google que habíamos añadido en la versión web de El Gato Gordo, tanto para artículos individuales como para el blog en general. Yendo un paso más allá, queremos hacer notar que dichos botones también están disponibles en Google Reader:


Y en la versión de El Gato Gordo para móviles:




Recordad que el botón +1 es una forma digital de decir "esto mola que te cagas", así que si os mola lo que veis no dudéis en compartirlo con vuestros círculos: haced clic en el botón :-)

miércoles, 9 de noviembre de 2011

La tasa Tobin: una bofetada al cheque británico

Además de hablar de rescates y referendos griegos, hace ya un tiempo que se habla de la tasa Tobin, un impuesto aplicado a cada transacción financiera. Merkel la abandera mientras que Obama se ha opuesto recientemente a tal tasa, y lo cierto es que hay tanto detractores como defensores de la misma, pero la pregunta clave es: ¿sabemos de qué va esta tasa?

Se calcula que la tasa Tobin supondría unos ingresos a la Unión Europea de 81.000 millones de euros al año, pero lo que no se suele decir es que alrededor del 70% de los mismos vendría del Reino Unido y su formidable mercado financiero. De hecho, mucho se habla de los ingresos que se obtendrían y poco de los riesgos que evitaría (supuesta razón de ser de tal tasa), por lo que no podemos evitar pensar que esta tasa no es más que una excusa para obtener algo de financiación extra.

Pero, además, el origen de la mayor parte de este dinero no es casual. En Europa hace tiempo que están calientes con la falta de implicación británica, especialmente en el tema de la financiación. En la actualidad la Unión se financia principalmente por vía directa a través de los Estados miembro. Gran parte de ese dinero vuelve a los estados en forma de subvenciones, y gran parte de esas subvenciones se destinan a la PAC: política agraria común. Pero, y este es un gran pero, la actividad agraria en el Reino Unido es significativamente menor que en los otros Estados, por lo que en su día el Reino Unido negoció una devolución de fondos anual como compensación; esto es lo que ha venido a conocerse como el cheque británico, y supone unos 6.000 millones de euros al año (5.000 millones de libras).

Así pues, lo que se consigue con la tasa Tobin no es simplemente una (supuesta y aún por demostrar) reducción en el riesgo del mercado financiero, sino además una anulación del cheque británico. De esta forma Europa, y por Europa quiero decir Merkel, consigue que el Reino Unido esté más implicado en la Unión, y de esta manera tal vez abandone ese papel ambiguo a mitad de caballo entre Europa y su propia Common Wealth que tanto ha disfrutado.

lunes, 7 de noviembre de 2011

Vivo, pero de puro milagro

Vivo, pero de puro milagro... Ayer me dijiste que era un chico fácil y creo q empiezo a creermelo, si no, no me pasarían estas cosas.

Yo tenía pensado cumplir con mis obligaciones familiares, llevar a mi hermana al cine, a cenar también si se portaba bien y luego a casa como las personas buenas. Era un plan sencillo, de los que prometen acabar bien, pero estos son los más engañosos. Ahí estaba yo, en el Heron City, cuando me cruzo con unos amigos. Joe, qué casualidad, qué alegría verte, esas cosas. Nos vamos a cenar juntos, le petan al cine y mi hermana coge un ligero mosqueo (a lo largo de la noche el ligero mosqueo paso a soberano enfado y luego a cabreo imperial como los semáforos pasan de verde a ámbar y luego a rojo).

Mis colegas me proponen irme de fiesta, que conocen un garito que está muy bien y que abren los domingos por la noche. Que yo no puedo, les digo. Insisten, insisten y me cago en la leche, ya he vuelto a caer. Llevo a mi hermana a Alginet, la dejo casi sin parar el coche y salgo quemando rueda con el suelo mojado (yo no sabía que se podia hacer eso). Acabo en el garito con esta gente, la música bien, el ambiente guay, un subidón todo el mundo... yo flipaba. Me viene uno ofreciéndome no se qué pastillas de la risa, les digo que no, que yo no tomo de esas cosas, pero me insisten y me insisten y al final digo 'qué coño, de perdidos al río'. La leche, perdido si que acabe, pero porque llevaba un globo que no sabía ni dónde tenía los pies; fui a mear y tardé como 3 horas en volver.

Cuando nos echan del local yo pensaba que mi pesadilla había acabado, pero a uno de mis amigos se le ocurre la brillante idea de ir a Calpe a desayunar. La verdad es que desayunar viendo la playa y el peñón ha de estar cojonudo, pensaba yo, pero como que no eran horas. Y me insisten... y claro, decir que no cuando no tienes ninguna obligación para el lunes y en tu bolsillo hay unas llaves de un coche lleno de gasolina que no has pagado, pues es complicado. Lo intenté, puse los labios y la lengua en posición de NO, pero dije SÍ (el SÍ más raro que ha salido de mi boca, pero SÍ al fin al cabo).

Pillamos autopista, del pelotazo que llevamos nos cagamos en los peajes (nos cagamos significa que nos los saltamos). Por el camino con lluvia del cojón y nosotros a 160. Uno de los coches se sale de la carretera y se estampa, yo quería parar, pero el copiloto me dice 'déjalo, ese ya esta perdido, sigamos con nuestra misión'. Llegamos a Calpe, la policía nos debe estar buscando, igual que nosotros buscamos un bar a pie de playa para desayunar. Lo encontramos, desayunamos como señores, y luego nos vamos a la playa a bañarnos sin pagar y sin pasar por la casilla de salida, a ver si cogemos una neumonía o algo, que ya es lo que nos falta. Y luego, tras pasar las horas (se me pasaron rapidísimo, no sé si por las pastillas o por el coñac del desayuno) pensamos en comer y nos vamos a una marisquería a ponernos a comer bogabante y centollo como si se acabara el mundo, honrando a esos pobres desgraciados que se han quedado por el camino.

Y ya ves, que he vuelto hace un rato. El coche ha quedado algo perjudicado y yo creo que he acortado mi vida en unos 10 años, pero lo cierto es que me ha quedado una gran historia que contar. Supongo que no acabará aquí, aún tendremos que hacer frente a los agentes de la Guardia Civil y a los de la autopista por el tema de los peajes, pero bueno, eso será ya como las secuelas de las pelis.

Lo único que le ha faltado a todo esto para que sea memorable es que fuera verdad, porque me lo he inventado todo. Lo que pasó es que me lleve a mi hermana al cine, pero me perdí por el camino y llegamos tarde, así que cenamos en el Fosters de Heron City. Luego quise coger un atajo para volver de Paterna a Alginet y acabé en Liria (misterios de la red de carreteras). Y esta mañana me he tocado los huevos a dos manos, no se me ha ocurrido qué tenía un ordenador y una cuenta de correo donde a veces me llegan mensajes hasta después de la siesta... pero como la verdad era mucho más aburrida que la ficción, pues he pensado en adornarla un poco, espero que no te haya importado.

Revisando correos antiguos me he encontrado con esta joya que le envié a una amiga. Si está por aquí seguro que la recuerda bien.

domingo, 30 de octubre de 2011

Bzzzz... Bzzzz...

Esta es una historia real que le sucedió a una amiga mía. A pesar de que sucedió hace ya varios meses mi amiga no ha querido ponerme al día hasta ahora, y en cuanto lo hizo le pedí permiso para publicarla en El Gato Gordo. Aceptó, con la única condición de que cambiara algunos detalles para que no se supiera de quién se trata, así que en esta historia mi amiga se llamará Susan y tendrá una amiga llamada Jennifer.

Susan y Jennifer acababan de pasar unos días en Egipto, volvían tarde, casi de madrugada, y estaban cansadas. Habían volado en una de estas líneas de bajo coste que te dejan en aeropuertos dejados de la mano de Dios, por lo que al cansancio del vuelo había que añadir el trayecto desde al aeropuerto a casa. Llegaron, dejaron a un lado la maletas de cabina con las que habían viajado y comprobaron el correo por su hubiera alguna carta urgente. Entonces...

Bzzzz

Jennifer: ¿Has oído eso?
Susan: ¿El qué?

Bzzzz

Jennifer: Un zumbido.

Bzzzz

Susan: Sí, lo oigo ahora, qué extraño...

Buscaron por la casa la procedencia del zumbido, y al poco Jennifer exclamó "¡Viene del cuadro de luces! ¡Corre!", y ambas salieron corriendo del piso hasta llegar a la calle. Susan llamó por teléfono a sus padres, arrancándolos de su sueño, Jennifer sollozaba. En un arranque de valor (y de consejo paterno), Susan llega a la conclusión de que deben tomar el toro por los cuernos y analizar la situación, y las chicas volvieron al piso; fue ahí cuando se dieron cuenta de que habían dejado las maletas junto al cuadro de lucres.

Bzzzz

Jennifer: Espera, el zumbido no viene del cuadro de luces, viene de tu maleta.
Susan: Yo no tengo nada que zumbe.
Jennifer: ¿Te llevaste algún cepillo de dientes eléctrico?
Susan: No.
Jennifer: ¿Te llevaste un vibrador?
Susan: ¿Para qué me iba a llevar un vibrador a Egipto?
Jennifer: ¿Te lo llevaste o no?
Susan: ¡No!
Jennifer: ¿Pues qué tienes ahí dentro?
Susan: No lo sé... ¿y si es una bomba?
Jennifer: ¿Cómo va a ser una bomba? ¡Son nuestras maletas!
Susan: Sí, pero las hemos dejado en el hotel todo el día...

Habían abandonado el hotel antes de las doce según las normas, pero como el vuelo era tarde habían decidió dejar las maletas en consigna para poder aprovechar el día y hacer algunas compras de última hora. Ahora bien, la consigna del hotel era una mera sala tipo trastero donde cualquier cliente del hotel dejaba su equipaje, no había compartimentos individuales. Las maletas de las chicas eran equipaje de mano, por lo que no tenían ningún candado. Y, cuando volvieron a recogerlas después de las compras, no las abrieron para nada, por lo que era técnicamente posible que alguien hubiera colocado algo en su interior y ellas lo hubieran traído desde Egipto sin saberlo. Estaban cansadas, dubitativas, era tarde, habían tomado mucho el sol y ese zumbido incesante e impertinente exigía algún tipo de acción: decidieron llamar a la policía.

Susan: ¿Hola? Sí, buenas noches, probablemente no sea nada, pero...

Cinco minutos después dos coches de policía y una furgoneta de artificieros llegaban a su casa con luces, sirenas y toda la fanfarria. Uno de los artificieros, en ese disfraz de muñeco de Michelin verde que tanto los caracteriza, tomó la maleta y la llevó con cuidado al rellano, lo más lejos posible de las puertas de los vecinos.

Los siguientes dos minutos fueron tensos, espesos. El zumbido seguía presente en el ambiente. Ese bzzzz lo llenaba todo. El artificiero se arrodilló frente a la maleta y comenzó a abrirla despacio. Podían oír la cremallera cediendo diente a diente, con el zumbido de fondo. El artificiero abrió la maleta de par en par, el zumbido se hizo más intenso y las chicas se agarraron la una a la otra con fuerza. El técnico de explosivos empezó a remover el contenido de la maleta con cuidado. De pronto se detuvo. Se levantó pesadamente. Se dio la vuelta y se encaminó hacia el grupo con cara de circunstancias y una Epilady en la mano.

Artificiero: ¿Es esto vuestro?
Susan: Ay, sí, como me hice la cera antes del viaje no pensaba que me la hubiera llevado a Egipto...
Artificiero: Bueno, no pasa nada, habéis hecho lo correcto llamándonos, nunca se sabe lo que puede pasar.

Susan aún se sonroja cuando cuenta esta historia, y a buen seguro los policías de guardia aquella noche aún se descojonan cuando la recuerdan.

jueves, 27 de octubre de 2011

Elecciones a la vista, entrando en modo imparcialidad...

Las elecciones generales son un tema delicado, es sano debatir y opinar, pero los sentimientos son en ocasiones tan pasionales que la retórica puede llegar a la discusión abierta (a veces hasta a las manos). Pero además, en esta nuestra España debatir sobre elecciones siempre ha sido especialmente complicado, primero porque durante 40 años no supimos de democracia más que por nuestos anhelos, y segundo porque con triste frecuencia las decisiones de país han estado marcadas por el terrorismo.

Echando la vista atrás veo esta influencia. En 2004, a cuatro días de las elecciones generales que se habrían de celebrar el 15M, las encuestas daban un empate ténico a PSOE y PP. Entonces nos atizó el terrorismo islamista dejándonos un bagage de 192 vidas perdidas y, según
Ignacio Lago Peñas de la Universidad Pompeu Fabra y José Ramón Montero de la Autónoma de Madrid, una ventaja de 3,5 puntos extra para el PSOE (según comentan en su estudio).

Pasó la legislatura y en 2008, a tan solo dos días de las elecciones generales, otra desgracia vendría a nuestro encuentro esta vez de la mano de ETA: el ex-concejal socialista Isaías Carrasco, que ejerció en Mondragón, era cobardemente asesiando a punta de pistola. Es de esperar que la familia quisiera un funeral privado, pero desafortunadamente un evento así se convirtió en un asunto de estado: los partidos suspendieron la campaña electoral y gran parte de los principales representantes se desplazaron hasta Mondragón para presentar sus respetos a la familia. Es de esperar que, habiendo sido Isaías concejal por el PSE, la familia tuviera afinidad con la izquierda política, por lo que sería comprensible que en un inicio se negara a recibir a representantes del PP; sin embargo, con tal acción justo en la jornada de reflexión la familia podría estar lanzando (probablemente sin pretenderlo) el mensaje de "el PP no está del lado de las víctimas", y decidió cambiar de parecer. Semejante cuidado de las formas en un momento tan difícil es para quitarse el sombrero, aunque esto no logró evitar al 100% la polémica y algunos políticos, como el diputado por CC José Luis Perestelo, afirmó en la cadena SER que el discurso de Sandra Carrasco, hija de Isaías, no era apropriado para la jornada de reflexión.

Con esto llegamos a nuestro año y los comicios anticipados del 20N, y resulta que el terrorismo nos vuelve a dar un notición que dará que hablar, aunque esta vez bastante bueno: ETA, tras contar cientos de víctimas, decide que hay que dar paso a una resistencia pacífica y dejar atrás el capítulo armado. Algunos dirán que este anuncio se hace con suficiente antelación con respecto a las elecciones como para no suponer una influencia significativa, pero dado el cambio de rumbo tras 40 años en una dirección dudo que esta noticia se apague en tan poco tiempo. Algunos medios, de hecho, ya empiezan a querer poner medallas, como esta portada digital de El País donde víctimas dan todo el crédito al actual presidente Zapatero:


No sé cuál será el devenir del próximo sufragio, ni siquiera sé a quién votaré aún, pero lo que sí que está claro es que, influido o no por la decisión de ETA, por una vez parece que tal influencia puede ser hasta positiva.

¿Quién no se ha olvidado nunca de ponerse pantalones?

En Londres parece ser común... Recién capturado en el Puente del Milenio, entre el Tate Modern y la catedral de San Pablo.





sábado, 22 de octubre de 2011

Apple-ízate

Mi amigo César se ha encontrado con esto mientras paseaba por Londres y no ha podido evitar mandármelo... y yo no he podido evitar publicarlo. Soy yo, pero en formato Apple y en una matrícula :-D





jueves, 20 de octubre de 2011

Accounting Fail

Este también me ha hecho gracia, ¿cuánto suman los porcentajes del gráfico abajo a la derecha? ¿120%? :-P





martes, 18 de octubre de 2011

Geographic Fail

No tiene mayor relevancia pues se trata solo de un anuncio, pero me ha hecho gracia ver cómo EasyJet trata de publicitar destinaciones baratas y la lía con el mapa. Aquí tenemos el susodicho anuncio donde se aprecia la oferta de volar a Belfast for 47,99€ junto a un mapa de la Gran Bretaña...


siendo el fallo que Belfast no está en la isla de Gran Bretaña sino en la de Irlanda (mapa por gentileza de Google Maps).



Ya puestos a ofrecer destinaciones fuera de mapa que me digan lo que me costaría ir a Moscú :-D.

miércoles, 12 de octubre de 2011

Por qué COBOL no ha muerto (ni morirá)

El otro día leí un tweet bastante interesante sobre programación: los lenguajes de programación altamente productivos no logran mejorar a los malos programadores, solo los hacen más peligrosos. Y me pareció tremendamente cierto, pues he visto demasiadas veces cómo un lenguaje que te permite hacer muchas más cosas en menos tiempo permite a un programador introducir muchos más bugs y gazapos por hora... algunos baten marcas, oigan.

La reflexión me llevó hacia los viejos lenguajes, los considerados no altamente productivos, y tal idea me llevó al lenguaje que lleva ya 20 años "muriéndose": COBOL. Al ser un lenguaje que carece de las múltiples ventajas de los lenguajes de tercera generación, como Java o .NET (.NET lo podemos llamar generación 3.5), solo los buenos programadores saben cómo utilizarlo correctamente; pero al ser precisamente los buenos programadores los únicos que lo utilizan el código que se genera es siempre bueno, lo que significa que los programas creados tendrán una vida media mucho mayor.

Paradójicamente, los nuevos lenguajes, que fueron creados para incrementar la calidad del software, tienen el contraefecto de permitir la creación rápida y barata de programas, lo cual justifica su mala calidad: a un programa que requiera seis meses de esfuerzo para ser creado se le exigirá una calidad y un tiempo de vida mucho mayor que otro que requiera solo un mes.

lunes, 10 de octubre de 2011

London randomness

Some of these pictures have already appeared in this blog, but I thought it worthy to do a review of the weird stuff one finds from time to time in this wonderful city.

We have, to begin with, those animal sculptures to remind you of the struggle of the Indian elephant...








Or the gorilla.








Or, in occasions, just to freak you out, like this cow in a good wine-house near Borough Market.








Protecting wild life is important, that's why so many cafés make sure their coffee is monkey-friendly








With other incentives to encourage you to come inside








After all, we all need some rest after those stressing traffic jams and problems to park your car, sometimes you just want it upside down!








But, no matter worse, in this city there will always be someone capable of fulfilling your needs








I wonder why they need a van, though...

sábado, 8 de octubre de 2011

Facebook, ¡que me dejes!

Normalmente me conecto a Facebook con la aplicación para iPhone, por lo que esta nueva funcionalidad puede haber estado ahí durante un tiempo y a mí habérseme pasado por alto, pero aún así me parece digna de mención. Seguro que a vosotros/as, como a mí, os habrá pasado alguna vez que comentáis o hacéis clic en "Me gusta" en la actividad / comentario / foto de alguien y a continuación recibís un aluvión de notificaciones sobre los comentarios y los "Me gusta" que otra gente comparte; en ocasiones lo agradeces, porque quieres estar al hilo de la conversación, pero en otras ocasiones los comentarios de los demás no te importan un zarajo (que no carajo) y las notificaciones no son sino una molestia.

Pues bien, parece ser que Facebook quiere dar cuenta de esto y ha creado la funcionalidad "Dejar de seguir" para que podamos indicar que cualquier cosa que pase a continuación no es de nuestro interés y que Facebook no tiene que notificarnos; no sé cuánto tiempo hace que está ahí pero algo me dice que es reciente, ya que el mensaje explicativo emergente aún aparece en inglés, por lo que debe ser un bug de desarrollo temprano.

Tras tanto tiempo buscando todas las formas posibles de meternos en el ajo Facebook empieza a darse cuenta de que nos está saturando, y sabio como es está aprendiendo a echarse atrás.

viernes, 7 de octubre de 2011

Se va uno de los más grandes: larga vida al legado de Steve Jobs

Esta mañana al despertar y consultar las noticias en mi iPhone me he topado con la chocante noticia de la muerte de Steve Jobs. Chocante y deprimente, pues esta es la pérdida de una de las más grandes personalidades de nuestro tiempo. Steve Jobs fue un creador, un visionario. Son muchas las cosas que podría decir sobre él pero creo que lo mejor será no hablar, sino recordar. Es por eso que he querido hacer una recopilación de trozos y piezas sobre Steve Jobs, Apple y sus productos (o bromas sobre ellos), y ver de esa manera cómo su legado ha influido en nuestra cultura del día a día. Este es el resultado

Grandes frases de y sobre Steve Jobs / Apple
Blog de Claudio García: Frases de número uno - Steve Jobs
Extractos de Twitter, de aquí y de allá:
  • Una muestra del legado de Steve Jobs es el hecho de que muchos habrá sabido de su muerte a través de un producto Apple.
  • Tres manzanas cambiaron el mundo: la de Adán y Eva, la de Newton y la de Steve Jobs
  • Los productos de Apple nunca presentaron nada que no existiera ya en otros productos: iPod no fue el primer reproductor mp3, iPhone no fue el primer móvil con conexión a Internet... la auténtica innovación de Apple venía en la forma en la que creaba sus productos. Mientras otras tecnologías obligaban al usuario a adaptarse a ellas, Apple se adaptaba al usuario.
Artículos en El Gato Gordo sobre Apple y sus productos
Discurso de Steve Jobs en la graduación de Stanford
Recuerdo haber visto este discurso hace un tiempo y Diego me lo ha traído de nuevo a la memoria




The Presentation Secrets of Steve Jobs
Genial recopilación que define los secretos de la magia de Steve, clic aquí para visualizar.


miércoles, 5 de octubre de 2011

iPhone 4S: estrategias, expectativas y (pseudo-)decepciones

Con el anuncio (otro) del nuevo iPhone 4S simultáneamente en Cupertino y Londres vienen las reacciones, y la mayoría de ellas han sido de decepción (El País, por poner un ejemplo, titula su noticia como "El iPhone se renueva, pero poco).

Siendo mi opinión un tanto sesgada pues tengo tanto un iPhone como un iPad, hace tiempo que llevo diciembre que el iPhone sacado a la venta en 2011, el que ha venido siendo el iPhone 4S, no iba a ser nada espectacular. El verdadero boom vendrá el año que viene con un iPhone 5. ¿La razón? Que en Apple no son cortoplacistas y saben que para un éxito duradero necesitan alternar el foco entre hardware y software.

Apple ofrece el paquete completo y se jacta de hacerlo con un estilo sin parangón. Pero para que un nuevo hardware funcione bien hace falta un buen software que lo maneje, y para que un software pueda llegar lejos necesita un hardware potente que lo maneje. Empezó con un hardware relativamente limitado (ni siquiera 3G) pero dio la campanada con la experiencia de usuario de su iOS; a continuación se centró en el hardware y sacó iPhone 3G, con un nuevo diseño, versiones en blanco y negro, conexión móvil más rápida y otras varias ventajas.

Tras esto el foco se centró en el software, siendo la siguiente versión del iPhone, el 3Gs, una mera mejora interna: mejor cámara y hardware más potente, pero mismo diseño. Ahora bien, el iOS 3 que vino con él venía cargadito de mejoras de dificultad técnica significativa como el soporte multitarea.

Con iPhone 4 vino de nuevo la revolución en hardware: la pantalla retina, flash, mayor capacidad, un diseño innovador... Y iPhone 4S, bueno es solo un contenedor para sacar al mercado iOS 5.

Algo similar hace Microsoft con sus versiones de Windows: alterna una versión "experimental" con numerosos cambios (algunos más afortunados que otros) y una estabilidad más bien deplorable con versiones profesionales que incluyen los cambios anteriores que han funcionado bien sobre una base más testada y robusta.

Francamente, no veo el momento de actualizar mi iPhone 4 al nuevo iOS 5 :-)

sábado, 1 de octubre de 2011

Indian summer

El verano indio es un fenómeno meteorológico que sucede de tanto en tanto en el hemisferio norte y por el que el declive en las temperaturas del final del verano es seguido por una mejora repentina y temporal; en España se le conoce como veranillo de San Miguel o de San Martín por la proximidad de la onomástica de estos santos.

Ahora bien, en mi Valencia natal no nos sorprenderíamos por un aumento repentino de las temperaturas en septiembre, después de todo el clima es bastante bueno y hasta en diciembre puedes llegar a alcanzar los 20º en día soleado. Pero que en Londres llegues a 27º a la sombra en un día de octubre es todo un acontecimiento, el Pimm's fluye como si fuera gratis y la gente sale a aprovechar los rayos de Lorenzo... En fin, no hay más que verlo.







Feliz verano indio.

viernes, 30 de septiembre de 2011

Magia, ciencia, amor y economía: micro y macrorrelaciones

Es curioso cómo a veces las cosas más dispares tienen una relación intrínseca, un mismo patrón seguido a pequeña y a gran escala. Recientemente le he dado vueltas a la idea de las macrorrelaciones (relaciones entre muchas personas) y las microrrelaciones (relaciones entre pocas personas, típicamente dos); creo que el ejemplo más claro de lo que quiero decir se puede apreciar asociando macrorrelaciones con economía y microrrelaciones con parejas, y viendo la magia y la ciencia en cada una de ellas.

Hablemos de magia y amor. Cuando una relación de pareja empieza todo es mágico, sobran las razones. Son pocas las personas capaces de responder con claridad a preguntas como “¿qué te gusta de ella?”, y cuando contestan en la mayoría de los casos se hace referencia a pequeñeces que poco o nada influirán en la futura marcha de la relación: me encanta la forma en que sonríe, me gusta la forma en que me abraza... No sabemos bien de dónde viene nuestro sentimiento, pero sabemos que nos gusta.

Algo así pasa con la economía, pues en momentos boyantes, típicamente a principios de ciclo, no solemos hacernos muchas preguntas acerca de de dónde sale el dinero, solo estamos contentos con los beneficios y los justificamos con frases vacías como "un incremento en las sinergias sociales"; el crecimiento económico siempre viene de una fuente mágica, y estamos contentos con ello.

Hablemos ahora de economía y ciencia. Pasado el boom vienen las catástrofes, las pérdidas, y estas tienen que ser justificadas al detalle. Cada número es revisado minuciosamente, y cuando la causa de la caída es encontrada y se han de proponer cambios para mejorar la situación, cada propuesta es puesta a examen. Lo hemos visto en España y Europa con los recortes sociales de los diferentes gobiernos, todo ha de ser justificado de manera lógica y científica.

Igualmente, algo así pasa cuando las relaciones se acaban. Queremos saber cuál es el problema, de dónde viene la causa de la ruptura, y queremos detalles concretos de problemas serios que potencialmente minen la base de la relación. Frases como "la manera en que me hace sentir" ya no tienen cabida, y con frecuencia entramos en discusiones porque los argumentos planteados no nos parecen suficientes... exactamente igual que hacemos ante propuestas de reajuste económico. En el amor, como en la economía, cuando recortamos queremos motivos racionales.

Una postdata: ¿Habéis visto alguna vez los restos inacabados de obras que se empezaron en momentos de economía creciente pero se quedaron a mitad cuando el mundo se vino abajo? Seguro que tenéis algo así fruto de una relación también. Yo tengo un marco de fotos digital que compré cuando salía con una chica, y donde pensábamos poner todas las fotos que nos tomáramos juntos; lo dejamos al poco y al marco nunca llegaron más fotos de las que incluimos inicialmente, se quedó simplemente como la promesa de una naturaleza muerta que nunca pasó de proyecto.

martes, 27 de septiembre de 2011

Islandia: agua caliente y vectores energéticos

Durante el periplo islandés, justo en mitad de una ducha, me vino a la cabeza una de esas inspiraciones que te vienen en el peor momento (tanto iPhone y tanto iPad y aún no puedo publicar en la ducha). El agua caliente salía con cierto olor a azufre, y me acordé de que me contaron que aquí toman el agua caliente del subsuelo, de donde viene ya caliente dada la actividad volcánica.

Y es que Islandia tiene unos recursos geotérmicos que le permite autoabastecerse en términos energéticos de manera casi total, ¿y por qué no total? Porque no siempre es capaz de proporcionar la energía en el formato o vector adecuado: un coche necesita gasolina y necesitará importar petróleo para hacerlo funcionar. Es por esto que hay múltiples países con vastas reservas energéticas pero no todos se hacen ricos con ellas, aquellos que sean capaces de producir energía en un formato fácilmente almacenable y transportable, caso del petróleo, el carbón, el uranio o el gas natural, podrán producirlo, empaqueterlo y venderlo. Sin embargo, aquellos cuyas reservas energéticas no tengan un vector tan conveniente, como son la geotérmica o la mayoría de energías renovables, tendrán un rango de utilización y comercialización mucho más restringido (uno no puede empaquetar el calor o el viento y venderlo a otros).

Eso sí, el día en que consigan inventar una forma de capturar energía geotérmica y transformarla en un vector conveniente, países como Islandia se van a forrar (el negocio de aire de montaña envasado no parece estar tirando).






domingo, 25 de septiembre de 2011

Tres días en Islandia

Tras esa gran primera impresión que fueron mis primeras tres horas en Islandia llega el momento de hacer repaso de los primeros tres días... Chicos, chicas, ¡espectacular! El primer día fue completado tras degustar la cerveza local, Viking (todo lo que tenga que ver con vikingos tiene las de ganar), y disfrutar de unos cuantos pasos en un local de salsa que encontré (sí, hay salsa en Reikiavik, aunque no son muy buenos :-P).

El segundo día consistió en una visita a la ciudad, donde pudimos apreciar algunos de las maravillas locales y lo que significa ser islandés. Destacar cosas como la iglesia luterana Hallgrímskirkja, de nombre casi tan impronunciable como aquel volcán que llenó el espacio aéreo europeo y forma de cohete, tal vez como metáfora para representar que la religión es la mejor forma de llegar al cielo. Atentos al aviso de carga en el ascensor que lleva a lo alto de la torre y a partir del cual inferimos que el islandés medio pesa 105kg.












Igualmente sorprenderte fue disfrutar de la gastronomía local, con gran variedad de ingredientes, algunos de los cuales incluso provocan remordimiento de conciencia: filete de ballena, foca rellena, frailecillo ahumado... Animales que tal vez no de deberían comer, pero que no por ello dejan de ser una auténtica delicia.

Pero la pañolada vino con el tercer día la prima sesión de aventura: ruta a caballo por campos volcánicos con vistas al Eyjafjallajökull, seguido del llamado Golden Circle: Geysir, lugar del primer géiser documentado en Europa; Gulffoss, hogar de cataratas majestuosas, y la división atlántica, lugar donde las placas tectónicas sobre las que se asientan Europa y América se encuentran.

Sobre Geysir decir que el géiser está hoy inactivo, pero hay otros dos que les hace justa suplencia, mientras que Gulffoss... En fin, juzgad vosotros mismos :-)

El pequeño géiser


YouTube Video





El gran géiser

YouTube Video

Gulffoss



YouTube Video








YouTube Video








jueves, 22 de septiembre de 2011

Tres horas en Islandia

Tres horas, ese es el tiempo que ha transcurrido desde que he aterrizado en Reikiavik hasta que he publicado este artículo. Primera impresión: no es tan mortalmente frío como me lo pintaban, menos aún teniendo en cuenta que es un frío seco (mucho más soportable que el frío húmedo que te cala hasta los huesos en Valencia). Segunda impresión: es una tierra dura, nacida del fondo de la tierra y donde la vegetación a duras penas logra asentarse.







Pero dentro se esa dureza se adivina una belleza pétrea, un testigo de lo indómita que puede ser la madre tierra aún ante el humano más tenaz. A estas alturas ya he aprendido un dicho local que parece reflejar el carácter islandés: respeta a la naturaleza, pero no esperes que esta te respete a ti.

El aeropuerto resulta coqueto, casi de juguete, pero se nota que de construcción relativamente reciente. Tal vez por estas razones sea fácil de gestionar y se haya ganado el apelativo de mejor aeropuerto de Europa.







Reikiavik es una capital pequeña, de apenas 200 000 habitantes, lo que hace que uno tenga la impresión de estar siempre a las afueras de la ciudad. No hay grandes edificios, a excepción de una majestuosa iglesia cuya torre de 70m se ve desde casi cualquier punto de la ciudad (y que pienso visitar a continuación) y del nuevo centro de conciertos Harpa, que ya he podido ver de refilón desde el autobús.







En fin, basta de palabreos, ¡hay una ciudad ahí fuera esperando que la paseen!

Location:Bræðraborgarstígur,Reykjavik,Iceland

martes, 20 de septiembre de 2011

A medio gas

Antes de ser arollado por un tranvía, le preguntaban sus acólitos a Gaudí que por qué se esmeraba tanto en refinar las esculturas que estarían en lo alto de sus pináculos si, total, nadie las alcanzará a ver allá arriba. "Los ángeles las verán" respondía aquel, y asunto resuelto.

La obra de Gaudí, y muy especialmente la Sagrada Familia, se caracterizan por su particular entendimiento de ingeniería (con impresionante aplicación de la catenaria invertida) y por ese concepto artístico suyo que dio nombre a una época, pero lo más probable es que sus diseños no fueran lo que son hoy si no fuera por el amor que imponía a su trabajo. Si Gaudí hubiera sido más conservador calculando la relación coste/beneficio, más "profesional" en su pragmatismo, tal vez la Sagrada Familia sería hoy un gran templo, pero no el referente mundial en el que se convirtió aún estando inacabado.

¿Y si a Guadí le hubieran dicho que no lo adornara tanto? ¿Que no le pagaban para tanto arte? ¿Y si eso fuera precisamente eso lo que nos pasara a nosotros? Nos vemos con la capacidad de crear soluciones de mucho talento, visualizamos lo que debería existir y con nuestras manos somos capaces de materializarlo en el mundo físico, somos capaces de crear... Parafraseando a Violadores del Verso, "pienso las canciones que quiero escuchar y luego las canto". Sin embargo, con todo este potencial a mano, nos vemos abocados a un mundo en el que realmente nadie quiere calidad, sino bajo coste, donde no medra el artista, sino el pragmático, y donde darlo todo no es económicamente eficiente, sino que los márgenes de beneficios se aumentan cuando uno va a medio gas.

La verdad, después de tantos años luchando por ser el mejor, de ganarme incluso enemistades por una tenacidad que pocos entendían, de rascar cada décima en cada examen y cada fallo en cada programa, no sé si podré aprender a trabajar en pragmática mediocridad. Pero, aún más relevante, no sé si quiero aprender.


viernes, 16 de septiembre de 2011

miércoles, 14 de septiembre de 2011

Támesis, segunda parte





El camino ¿correcto?

Escuchando el otro día un podcast de freakonomics aprendí bastante sobre suicidios (The Suicide Paradox). Uno de los puntos más curiosos es que las personas de raza blanca son mucho más dadas al suicidio que las de raza negra, y según muchos investigadores esto se debe a que las personas de raza negra suelen tener más factores externos a los que achacar su desdicha que los de raza blanca.

Entonces analicé este punto con más detalle. Pensé en el típico chaval de raza blanca en un colegio bien, no necesariamente de élite, sino por encima de la media. El chaval se deja los codos estudiando porque de siempre le han dicho que de esa forma entrará en una buena universidad. Y lo consigue, y una vez en la universidad se mata a seguir estudiando en lugar de disfrutar de la vida universitaria porque le han dicho que de esa manera entrará en una buena empresa. Y lo consigue.

En la empresa no le va bien, no está contento, pero le dicen que si se esfuerza obtendrá un buen aumento. Todo es sacrifico, así que el chico se aplica y lo consigue. Mayor sueldo, mejor ropa, pero sigue sin estar contento. Poco a poco se amarga, se dice que el trabajo no le gusta, no le vale la pena... o al menos no por lo que le pagan, que si ha de pasar por tales malos tragos debería cobrar más. Así que lucha por otro ascenso y otra subida. Y los consigue.

Y el chico, que ya es hombre, sigue caminando por ese camino que otros le han dicho que es bueno. Tiene más dinero que nadie, una mujer que todo el mundo desea, una casa que todo el mundo envidia, hasta un perro que se sabe todos los trucos. Pero no es feliz. Y se pregunta por qué. Por qué, si tiene todo lo que uno pudiera desear. Por qué, si ha llegado adonde todo el mundo desearía llegar. Su vida debería ser perfecta, pues ha alcanzado todos los hitos que definen "perfecta", pero él no lo siente así. Y dado que todo es perfecto, menos él, concluye que el problema reside en su interior y decide acabar con él.

Por supuesto lo que este chico debería haber hecho es aprender a distinguir entre lo que la gente puede entender por "perfecto" y lo que él siente como "perfecto". Un problema común, creo yo, es que afirmamos desear cosas que realmente nos resultan irrelevantes pero que son fáciles de desear: uno no podrá explicar fácilmente que su objetivo sea crear código de calidad, aunque todo el mundo simpatizará si dice que quiere conducir un Ferrari. Así que caemos en lo fácil, en el deseo comprensible. Y nos vemos abocados a luchar por algo que no queremos... y a justificarnos ante nosotros mismos por qué nos sentimos tan vacíos al conseguir los objetivos impuestos.

Finalizo esta reflexión con una frase que le dijo Warren Buffett, uno de los más grandes inversores de todos los tiempos, a su hijo Peter cuando este trataba de decidir si debía seguir los pasos corporativos de su padre o dedicarse a las artes escénicas: "hijo, haz lo que ames, todo lo demás es secundario".

lunes, 12 de septiembre de 2011

El ecosistema Apple

Recientemente he tenido la oportunidad de jugar con varios modelos de tableta, a las que he prestado especial atención tras reservar mi iPad 2. La primera alternativa que me llamó la atención fue Android, quien parece ofrecer una interfaz harto similar, pero sin llegar a la misma experiencia de usuario, la misma intuición.

Otra alternativa es Windows Mobile, aunque de esta hay poco que decir: parece tratarse de un simple Windows adaptado para tabletas, con los mismos menús y barras de herramientas y un teclado que aparece en la pantalla táctil cuando hay que escribir texto.

Sin duda alguna, en esta comparación el ganador siempre es iPad, la tableta pionera y creadora del mercado. Gran parte de su éxito, heredado del iOS que se creó para iPhone, se basa en crear una interfaz de usuario no como una adaptación de lo existente, sino partiendo de cero y teniendo en cuenta las posibilidades de interacción que el nuevo hardware proporciona (no hay ratón, pero hay múltiples dedos que se pueden utilizar de varias maneras).

Pero sobre todo, lo que consigue hacer Apple de manera impecable, lo que la posiciona tan por delante de sus competidores, es la manera en que consigue relacionar todos sus dispositivos para que formen parte de un todo global, un ecosistema perfectamente conectado. Un ejemplo lo tenemos en la manera en que un nuevo dispositivo puede configurarse a partir de uno viejo: tras dos años con mi iPhone 3G me compré un iPhone 4; al principio era un tanto reacio a cambiar de móvil por la problemática de tener que reconfigurar todo, cambiar la foto de portada, etc., etc., hasta que me di cuenta de que podía configurar el nuevo iPhone 4 a partir del anterior... de esta manera es como si nunca hubiera cambiado de móvil, simplemente mejoré el hardware del que tenía. Y me consta que lo mismo puede hacerse con ordenadores.

Pero no es solo una cuestión de hardware, la interconexión va más allá y, mientras que la competencia trata de adaptar el software del PC al smartphone y la tableta, Apple no solo lo crea de cero sino que incluso hace la operación contraria: adapta el software del PC según lo aprendido en el smartphone. Tradicionalmente, cuando uno estaba en el navegador, podía desplazar la página arriba y abajo con la barra de desplazamiento lateral. Muy pronto Apple aprendió a hacer un ratón multicontacto que detectara si uno estaba utilizando un dedo o dos, y al utilizar dos dedos creaba el efecto de agarrar la barra de desplazamiento y moverla arriba para ver la parte superior de la página y abajo para ver la inferior.

Con iPhone esto cambió, ya que lo que uno agarra ya no es la barra de desplazamiento sino la página en sí, y por tanto al desplazar con el dedo hacia arriba lo que hacemos es movernos hacia la parte inferior de la página, y viceversa. Tras el éxito de esta funcionalidad Apple se dijo, ¿por qué mantener dos criterios separados? Y en su última versión de OS X, Lion, decidieron adoptar la metodología iPhone y aplicarla al primo grande (junto con otras muchas cosas, detalles aquí).

Es posible que Apple esté en camino de unificar OS X y iOS en una única plataforma o, al menos, en un único estilo de interfaz, similar a la idea que Microsoft parece perseguir con su Windows 8, pero, al menos hoy por hoy, Apple sigue siendo el rey de los ecosistemas tecnológicos.

No puedo esperar a instalarme iOS 5 para ver lo que hacen con iCloud.

lunes, 5 de septiembre de 2011

Para los que siempre hemos querido conducir un autobús

¡Bus Simulator!




Pídetelo estas Navidades.

Location:Pilgrim St,City of London,United Kingdom

Solo en América

Con el verano ya pasado (al menos en estas latitudes) llega el momento de rememorar aquello que tanto disfrutamos durante esos breves momentos durante los cuales el mundo es un lugar tan maravilloso. Y, en mi caso, ese lugar tan maravilloso se ha localizado geográficamente en la costa Este de EE UU. Quiero hablar de mi viaje por tierras del tío Sam, pero quiero evitar los típicos comentarios sobre los monumentos que todos hemos visto en la tele y más bien centrarnos en aspectos que, si bien son harto agradables de vivir, no suelen tener un hueco en las guías turísticas. Habrá varios artículos, no sé cuántos, pero estad al tanto :-)

Mi vuelo me llevó desde Londres a Boston, donde pasé el primer día de compras en un Outlet de marcas con descuento donde además estaban de rebajas. Unido al cambio GBP/USD y al hecho de que en el estado de Massachusetts no se pagan impuestos por ropa, me pude llevar cosas como corbatas de seda de Calvin Klein por tan solo 25 libras, ¡olé! Al día siguiente embarqué en un vuelo camino a Washington DC y el mismísimo trayecto ya fue toda una experiencia, empezando por los donuts Capitán América que tomamos para desayunar en el aeropuerto...


y siguiendo por el potencial almuerzo que nos podríamos haber cascado en Burritos Sin Fronteras


En el avión nos dieron una lección magistral de exclusivismo. La aerolínea con la que volábamos era JetBlue, una de las más populares en EE UU y que, para hacer honor a su nombre, sirve como aperitivo unas patatas fritas azules... Sí, papas azules, de eso hablamos, y nada de tintes raros, sino patatas azules por naturaleza:


Y, al llegar a Washington, me topé con la respuesta a tantas preguntas que me he hecho al ver series americanas: ¿os habéis fijado que tantas veces el que va a recoger a alguien al aeropuerto accede hasta la cinta transportamaletas para ayudarle con el equipaje? ¿Os habéis fijado cuán frecuentemente la gente se mete en la sección de maletas sin más, sin ser pasajero ni nada? Pues bien, esto es porque en EE UU la cinta transportamaletas desemboca después del control de llegada para los vuelos nacionales, lo que significa que en están en el área no controlada del aeropuerto... así que sí, ¡cualquiera puede llegar y ponerse a coger moletas como si tal cosa! Qué gran descubrimiento que es este país...

¡Más por llegar!

martes, 30 de agosto de 2011

El ignorante, el ingrato y el infeliz

Te vas, descubres, y te acostumbras. A los trenes puntuales, a los camareros que te invitan al postre si te quejas de no haber sido atendido lo suficientemente rápido. Te acostumbras a ese restaurante de una estrella Michelin al que acudes cada domingo, donde conoces a los camareros por su nombre y hasta te invitan a vino dulce de tanto en cuanto.

Te acostumbras a esa cosa llamada modales, y te sorprendes cada día cuando la gente navega grácilmente entre tus tosquedades: lejos de verse ofendidos, que bien podrían, sonríen con condescendencia dándote sin pedirlo un ejemplo a imitar. Te acostumbras a la paradoja de reconocer tamaña superioridad a través de la humildad. Te acostumbras, y entonces vuelves.

Vuelves y te ves abocado a una cena llena de desconocidos donde se te presenta a la suegra de o al amigo de, pero sin darte nombres... algunos no te dan ni la mano.

En una terraza pobremente alumbrada una mujer cuenta con crudeza y regocijo sus experiencias de cama, su voz rota como la de Sabina pero sin el arreglo del poeta. En frente, una madre narra abiertamente en presencia de su hijo cómo este no fue más que un accidente, una marcha atrás mal hecha. Una chica que apenas debe tener 17 ó 18 años corta su pizza con un cigarro colgando entre sus labios, indolente de la ceniza que pueda caer sobre su cena... Así es la tristemente común escena en la terraza de un bar de esos que sirven calamares congelados y alcohol de garrafón a una audiencia que tiene que ser advertida de los avances en automatismos domóticos.


Y ahí, entre gritos tan groseros como innecesarios, a pesar de la falta de luz o tal vez gracias a ella, descubres la tragedia de tus tres opciones: permanecer ajeno a todo aquello que no forme parte de tu entorno natal y aceptarlo como tu única naturaleza, romper con él y con los que allí habitan para finalizar tu metamorfosis hacia una vida mejor, o quedarte a mitad de camino, eternamente dividido entre lo que amas y lo que amaste, un feo híbrido de oruga y mariposa que a nada renuncia, y que por eso a ningún lugar pertenece.

Somos dueños de nuestro destino, pero no de nuestro origen, lo que significa que somos solo en parte dueños de nuestro camino. Y no todos los caminos hacia el mismo destino son iguales, algunos son tan arduamente largos que implican no volver nunca atrás. Y ante tal perspectiva, ¿cómo decidir?

jueves, 25 de agosto de 2011

Películas de plantilla

ATENCIÓN: SPOILERS A LA VISTA

Tenía cierta curiosidad por esta cosa llamada Cowboys & Aliens que la factoría Hollywood se ha sacado de la manga, así que el sábado por la noche me decidí a verla con mi compañero de piso. Resultó ser una película no mala, aunque tampoco particularmente buena, simplemente resultona gracias a que incluye sabiamente todos los elementos típicos de una película de acción. De hecho, podría decirse que Cowboys & Aliens es básicamente una mezcla de Independence Day, Campo de Batalla: La Tierra y cualquier Western al uso, con reminiscencias de otras películas.

Para empezar tenemos unos aliens que vienen a la tierra a buscar oro, como en Campo de Batalla: La Tierra. También como en aquella película los aliens consideran a los humanos una especie inferior, cosa que juega en favor de los humanos cuando estos aprender a hacer uso de la tecnología que para los aliens es pan de cada día (en la primera se trataba de pilotar, en esta se trata del brazalete de guerra que lleva Daniel Craig).

Después tenemos al prota, Daniel Craig, que parece ser un malo maloso que, por efecto de la amnesia, no recuerda por qué es tan malo, pero que en el fondo parece ser una buena persona... muy al estilo del Caso Bourne. El malo maloso de buen corazón se cruza con cierta moza que no se le quiere despegar (Olivia Wilde) y que resulta no ser una moza al uso sino una entidad sobrenatural venida de otro planeta que quiere ayudar al malo maloso de buen corazón porque ve lo bueno que hay en él.

Después tenemos al otro malo (Harrison Ford), uno de estos malos que antaño era noble y honorable pero que el tiempo le ha vuelto un tanto cabroncete, probablemente motivado por el hecho de que su hijo no ha resultado ser el orgullo que esperaba. Este malo además tiene un hijo adoptivo, un indio nativo cuyos padres murieron cuando era niño y que sueña con que el malo lo reconozca como hijo, aunque este solo lo hace al final cuando el indio está a punto de morir: "eres el hijo que siempre quise tener". Por supuesto el hijo biológico cambia en el último momento para hacerse un poco más bueno y todos tan felices.

También contamos con las dos facciones irreconciliables que finalmente deciden unir sus fuerzas para luchar contra un enemigo común. Se trata del padre amargado previamente comentado y de un jefe indio que desprecia al hombre blanco. Como es de esperar, es el hijo indio adoptivo quien convence al jefe indio de que el padre amargado es en realidad un gran y noble guerrero, momento tierno donde los haya en el que el padre amargado se percata de la veneración que su hijo adoptivo le profesa.

Con semejante plantel de clichés adecuadamente encajados con calzador tenemos el cuadro perfecto para un argumento típico: los aliens vienen a conquistar la Tierra y exterminar la humanidad, pero los humanos logran vencerles a pesar de su inferioridad técnica gracias al valor de la unión. Contamos aquí ademas con dos de los típicos fallos de las películas de aliens: se retrata solo una nave que aterriza en territorio estadounidense, pero de aquí se asume que están conquistando el planeta entero (porque EEUU = planeta, todo el mundo sabe eso); el segundo fallo es el hecho de que a pesar de querer venir a conquistar el planeta los aliens solo vienen con una nave, ni refuerzos, ni backups ni historias.

Muchos se preguntarán a estas alturas cuál es el valor de este filme tan lleno de americanadas y topicazos... pues bien, yo tengo mi propia teoría: hace ya un tiempo que la franquicia James Bond permanece estancada por falta de fondos, lo cual hace peligrar el valor de marca de Daniel Craig, quien encarna al agente secreto del MI6 desde Casino Royale. Además, en la última película Bond que se planeaba, Olivia Wilde había sido elegida chica Bond, papel que por las mismas razones está en la nevera... Con esto así y sin querer matar a esa gallina de los huevos de oro que es James Bond, en Hollywood necesitaban que el público no perdiera la imagen de un Craig duro y pistolero con una Wilde seductora a su vera, y se inventaron esta cosa para darles ese contexto. Una película a medida de la imagen de los actores, ¿qué os parece?


--

Sent from my iPhone

viernes, 12 de agosto de 2011

La Caixa parece querer despertar al viejo fantasma de las puntocom

Será cosa de casualidades pero hoy, el mismo día que se anuncia que media Europa limitará la especulación a la baja mediante la prohibición de las ventas en corto (al mismo tiempo que deja vía libre a la especulación al alta y provocando el efecto colateral de unos números trucados por sesgo de mercado, a veces un Gobierno tiene que hacer lo que tiene que hacer), decía, el mismo día que Europa limita la especulación a la baja, descubro que La Caixa ofrece un depósito que, a juzgar solo por la publicidad, se mete de lleno en lo que puede que pronto se convierta en la burbuja puntocom 2.0.

El producto en cuestión es el Depósito IN, un depósito a 12 meses con un rendimiento del 3% TAE. No he conseguido encontrar una descripción de en qué va a invertir La Caixa el dinero de este depósito, pero tengo una buena idea solo mirando el logotipo del depósito, a la izquierda, y el de la red social profesional LinkedIn, a la derecha.


Cierto es que LinkedIn duplicó su valor en bolsa a los 30 minutos de salir al parqué y que en sus escasos tres meses de vida bursátil no ha dado muestras graves de recaída, pero aún así los indicios recuerdan mucho a la burbuja de las puntocom a finales de la década de los 90... Sin embargo, que nadie se preocupe, este producto es un depósito, no un fondo de inversión, y por tanto el dinero del depositario está asegurado; tal vez sea esta la razón por la que, a pesar de lo prometedor del activo en cuestión, La Caixa solo ofrezca un 3%.

martes, 9 de agosto de 2011

El nuevo contrato social

Las convulsiones provocadas tras las protestas del 15M no están cambiando simplemente la relación entre el Estado y la sociedad, sino también entre los diferentes estamentos de la sociedad misma.

Dejadme narrar una escena que a buen seguro muchos podremos imaginar: Al poco de despegar desde Londres camino de Valencia y con la señal del cinturón de seguridad aún encendida un señor mayor sentado en la primera fila se decide a ir al baño. La azafata, de unos treinta y pocos, le indica que la señal de los cinturones aún está encendida y que por tanto debe permanecer sentado, pero el señor insiste. Ante la negativa de desistir, la azafata le indica "la señal de seguridad sigue encendida y no está permitido utilizar el baño, si verdaderamente quiere ir vaya, pero si experimentamos alguna turbulencia y sufre un percance dentro del baño será solo culpa suya". Toda persona cabal se dará cuenta de que la azafata está simplemente cumpliendo con su obligación de velar por la seguridad de los pasajeros y cumplir con la normativa de aviación, toda menos el mencionado anciano quien espetó "oiga jovencita, yo tengo 60 años, usted me debe un respeto".

Y es que la sociedad parece estar cambiando las reglas por las que nos regimos, estamos experimentando un cambio en el concepto de jerarquía, que pasa de ser generacional a meritocrática. Antes el padre siempre sabía más que el hijo y el abuelo siempre sabía más que el padre, el mayor siempre mandaba sobre el joven. Cualquier intento de invertir esta jerarquía se consideraba una falta de respeto hacia el mayor. Parecía que la autoridad era una cuestión de turnos, "ya te llegará tu hora de mandar" decían.

Antes lo que contaba eran los años trabajados, nunca lo producido durante esos años; no había diferencia entre trabajar cinco años de panadero, de fontanero o de periodista. El que está más tiempo en la empresa es el que manda, persona que no necesariamente el que más experiencia, dinamismo o estudios tiene (aunque en muchas ocasiones coincide).

Poco a poco parece que estamos dejando atrás este sistema patriarcal y basado en castas (los políticos tiene hijos políticos, los farmacéuticos tienen hijos farmacéuticos, los cantantes tienen hijos cantantes) y estamos entrando en un sistema donde la responsabilidad la adquiere el más docto en la materia. Como decía Xavier Marcet en su blog, no más jefes al que les tienen que programar el smartphone, el de arriba ha de saber más que el de abajo, y si no hemos de invertir el organigrama.

¡Feliz verano!

--

Sent from my iPhone

jueves, 4 de agosto de 2011

Verano en Londres (por fin)

Con temperaturas que están osando sobrepasar los 25º Londres por fin ha entrado de lleno, casi a la hora de salir, en la temporada de las barbacoas y el Pimm's. Puede que haya llegado tarde, pero al menos estamos teniendo la oportunidad de ver Londres bajo otra luz... qué leches, bajo una luz.

El brillo de la tarde se evidencia en esta foto tomada desde el Puente del Milenio, con el Puente de la Torre de fondo y a la margen derecha del río el que muy pronto se convertirá en el nuevo techo de Londres: The Shard. Si todos los días fueran así...

martes, 2 de agosto de 2011

Lo que es bueno para Linux es bueno para el Estado

Hoy he tenido una revelación de las que hace mucho que no tengo, una revelación un tanto friki, y es que la forma óptima en que se organiza el Estado com respecto a la sociedad puede guardar mucha semejanza con la arquitectura de Linux (y por extensión de Mac) o incluso, si me apuran, de NT.

Tradicionalmente los sistemas operativos se han basado en grandes núcleos monolíticos, un bloque pesado que lo controla todo y que deja poco margen de maniobra a la aplicación. Esto corresponde a los grandes gobiernos censuradores como el chino. El problema de estos sistemas es, como sabrán los tecnólogos, que es muy inflexible e ineficiente.

Pero entonces los SSOO evolucionaron y apareció el micronúcleo: un sistema central de mínimos que se encarga de poco más que controlar los recursos y las políticas de seguridad dejando todo lo demás al espacio de usuario (las aplicaciones corrientes). Por analogía, un Estado más eficiente sería uno de mínimos, con control básico sobre el reparto de recursos y de las políticas de seguridad y que dejaría todo lo demás al espacio de usuario: los ciudadanos.

A veces no sé cómo se me ocurren estas cosas, debe de haber sido el chorizo italiano...