jueves, 9 de diciembre de 2010

Belleza en prosa

Últimamente estoy en vena deportista. Tras pasar un fin de semana bailando en el evento Latin Explosion 7 y tras pasar la tarde de ayer escalando en el recientemente ampliado rocódromo The Arch me disponía a darme una buena sesión corriendo en el gimnasio. Hasta que leí esto. El discurso del recientemente nombrado Premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa. Precioso. Conmovedor. Impactante. Tanto que he tenido que cambiar de planes e irme corriendo a casa para retomar el hábito de la lectura.

Valga su visión de la ficción literaria como un ejemplo de la exquisitez que ha acompañado su discurso, realmente imperdonable de ignorar:
Inventamos las ficciones para poder vivir de alguna manera las muchas vidas que quisiéramos tener cuando apenas disponemos de una sola.
Por favor, leed el discurso completo, es largo, pero merece la pena.