domingo, 21 de noviembre de 2010

Las disculpas del saber

Ha llegado a mis manos una "carta de disculpa al señor Montilla", actual presidente de la Generalitat de Catalunya y candidato a repetir presidencia en las próximas elecciones, que ha surgido como reacción a la medida claramente populista y electoral que supone la destinación de 20 millones de euros para el colectivo conocido como "ninis" (jóvenes que NI trabajan NI estudian). La carta, originalmente en lengua catalana y escrita por la pluma de Joan Güell i Serra, es una crítica satírica a esta costumbre cada vez más frecuente entre la clase política catalana (y española en general) de destinar dinero y ayudas a quienes menos lo merecen.

El texto me parece un poderoso toque de atención sobre las medidas que no solo no ayudan a salir de la crisis, sino que la asientan hasta convertirla en norma. Me parece demasiado bueno como para dejarlo pasar y he creído conveniente incluir una copia en castellano (por cortesía de Google Translate); la versión en catalán está al final.

CARTA DE DISCULPA AL SR. MONTILLA

Muy Honorable President Montilla,
Me he enterado que ha destinado 20 millones de euros para 5000 jóvenes que ni estudian ni trabajan puedan recibir una ayuda y un contrato de trabajo. Yo, que soy consciente de que desde el gobierno sólo se impulsan medidas destinadas a la mejora de la sociedad, y que incluso se han visto obligados a emitir deuda pública para sufragar este gasto, no puedo evitar sentirme un ser despreciable por esta sociedad y nada merecedor de ninguna ayuda. Es por ello que me gustaría pedirle disculpas.
Sé que durante mi corta vida he cometido muchos errores. Lamento no haber abandonado mi etapa de educación obligatoria, lamento no haber perturbado el funcionamiento de las clases ni haber desautorizado o maltratado un profesor, por no hablar del execrable formación en idiomas en horario extraescolar. Le pido perdón por haberme esforzado en sacar buenas calificaciones, por querer ser emprendedor y sobre todo por haber decidido estudiar en la universidad.
Pero estos, presidente, no son mis únicos pecados. Desde los 16 años que he ido trabajando durante mis vacaciones y fines de semana. Haciendo desde recepcionista, auxiliar administrativo hasta entrenador deportivo. Lo sé, es imperdonable.
También quiero aprovechar la ocasión para pedirle disculpas de parte de mis padres. Me hace incluso cierta vergüenza confesarlo, pero los dos se levantan a las 7 de la mañana para ir a trabajar y ... sí, tienen una hipoteca. Gracias a Dios, para paliar este comportamiento indigno, sé que nunca tendré derecho a una beca universitaria: esto me alivia la conciencia. Tiene todo mi apoyo para acabar de erradicar valores como el esfuerzo, el sacrificio y la excelencia. Al fin y al cabo, usted y su trayectoria formativa, son un ejemplo a seguir para mí y para todos los jóvenes que ahora subvencionará. Fíjese en la cantidad de jóvenes con dobles licenciaturas que abultan este 40% de paro juvenil: qué ignorantes!
Yo ya sé que soy un caso perdido, pero mantenga la esperanza para la nueva generación que sube no tendrá que ayudar tanto; ahorrará todo lo que se dejen de gastar en los baratísimos libros de texto.
Cordialmente,
Juan Güell
P.D. Ruego que disculpe el hecho de haber aprendido a escribir sin faltas de ortografía.
CARTA DE DISCULPA AL SR. MONTILLA

Molt Honorable President Montilla,
M’he assabentat que ha destinat 20.000.000 d’euros perquè 5000 joves que ni estudien ni treballen puguin rebre una ajuda i un contracte de treball. Jo, que sóc conscient que des del govern només s’impulsen mesures destinades a la millora de la societat, i que fins i tot s’han vist obligats a emetre deute públic per sufragar aquesta despesa, no puc evitar sentir-me un ésser menyspreable per aquesta societat i gens mereixedor de cap ajuda. És per això que m’agradaria demanar-li disculpes.
Sé que durant la meva curta vida he comès molts errors. Lamento no haver abandonat la meva etapa d’educació obligatòria, lamento no haver pertorbat el funcionament de les classes ni haver desautoritzat o maltractat un professor; per no parlar de l’execrable formació en idiomes en horari extraescolar. Li demano perdó per haver-me esforçat a treure bones qualificacions, per voler ser emprenedor i sobretot per haver decidit estudiar a la universitat.
Però aquests, president, no són els meus únics pecats. Des dels 16 anys que he anat treballant durant les meves vacances i caps de setmana. Fent des de recepcionista, a auxiliar administratiu fins a entrenador esportiu. Ho sé, és imperdonable.
També vull aprofitar l’avinentesa per demanar-li disculpes de part dels meus pares. Em fa fins i tot certa vergonya confessar-ho; però els dos s’aixequen a les 7 del matí per anar a treballar i ...sí; tenen una hipoteca. Gràcies a Déu, per pal·liar aquest comportament indigne, sé que mai tindré dret a una beca universitària: això m’alleuja la consciència.
Té tot el meu suport per acabar d’eradicar valors com l’esforç, el sacrifici i l’excel·lència. Al cap i a la fi, vostè i la seva trajectòria formativa, són un exemple a seguir per mi i per tots els joves que ara subvencionarà. Fixi’s amb la quantitat de joves amb dobles llicenciatures que engruixen aquest 40% d’atur juvenil: quins ignorants!!
Jo ja sé que sóc un cas perdut, però mantingui l’esperança perquè a la nova generació que puja no l’haurà d’ajudar tant; s’estalviarà tot el que es deixin de gastar en els baratíssims llibres de text.
Cordialment,
Joan Güell
P.D. Prego que disculpi el fet d’haver après a escriure sense faltes d’ortografia.