viernes, 10 de septiembre de 2010

El final del verano

Aunque en latitudes hispánicas uno siga disfrutando de temperaturas más que agradables para mí la vuelta a Londres ha supuesto un fin abrupto del verano. De pronto un bañador es una prenda sin sentido, dejas de salir a la calle sin chaqueta, te arropas en tu nórdico al caer la noche y conectas la calefacción por las mañanas.

El verano ha terminado, y solo queda ese sentimiento de nostalgia que el Dúo Dinámico supo plasmar tan bien...