viernes, 3 de septiembre de 2010

Atascados

Es increíble cómo cada día somos testigos sin quererlo de la eficiencia de los magnos procesos, eficiencia que solo somos capaces de ver cuando esta falla y presenciamos las consecuencias.

Ahora mismo me encuentro en el aeropuerto de Gatwick, retenido por tiempo indefinido y sin saber siquiera si llegaré a volar hoy. Llegaba con el tiempo un poco justo y me alegré al ver el control de seguridad virtualmente vacío a pesar de ser hora punta en viernes. La alegría se tornó confusión al comprobar que el único control de la terminal sur estaba vacío porque estaba cerrado; rápidamente me coloqué en la cola que se empezaba a formar ante el acordonado portón. Pasajeros no dejan de llegar y apelotonarse mientras la confusión crece. Oigo pitidos lejanos, como sirenas, y me acerco al personal para informarme.

"Tenemos una alerta de incendio y estamos evacuando la terminal al completo. Todos los vuelos serán retenidos hasta nuevo aviso"

Y con esto el aeropuerto monopista con más trafico de Europa queda atascado. Aún no sé si esta noche dormiré en tierras catalanas o si tendré que pegarme por una devolución.


--

Sent from my iPhone