miércoles, 7 de julio de 2010

iPhone OS 4.0: comunicación

Y aquí volvemos para darle al otro gran campo mejorado en el sistema operativo 4.0 de iPhone, tras multimedia le toca el turno a las herramientas de comunicación. Con la nueva versión Apple parece poner el punto de mira en el mundo corporativo al tratar de hacer la gestión del correo electrónico más eficiente y profesional, añadiendo dos grandes avances y un montón de pequeñas mejoras que mejoran su usabilidad.

Para empezar, una petición que lleva rondando desde tiempos inmemorables: el corrector ortográfico. Puede que en este momento algunos lectores estén levantado una ceja al estilo Carlos Sobera y pensando "Pero Jam, si el iPhone ya tenía corrector ortográfico, ¿de qué estás hablando?" Bueno, aquí se hace necesaria una pequeña aclaración: iPhone no tenía corrector ortográfico sino tipográfico. Lo malo de los teclados táctiles es que, al no existir teclas físicas que pulsar, uno pierde la noción de lo que realmente está tocando, la sensación en los dedos es la misma tanto si pulsamos la tecla de pleno como si no. En Apple ya sabían que esto podría suponer un problema que acabaría derivando en una imprecisión en la escritura, por lo que incluyeron un sistema capaz de corregir errores derivados del uso erróneo de teclas contiguas; así, si tratando de escribir "pero" se me va el dedo con la P y escribo "oero", iPhone me sugiere la opción adecuada


Sin embargo, este corrector solo funciona según se escribe, no analiza palabras ya escritas, y tiene la limitación de que solo detecta errores derivados de la pulsación de una tecla errónea; si simplemente hemos escrito mal la palabra o si el error viene de pulsar una tecla de menos o de más este error no será detectado. El nuevo corrector ortográfico sí detecta este tipo de errores y nos los indica con un subrayado punteado rojo imitando el de los procesadores de texto estándar, y con solo colocar el cursor junto a la palabra extraña nos ofrece alternativas.



La segunda de las grandes mejoras es otra de las carencias históricas del gestor de correo: la agrupación de mensajes por conversaciones. Ahora los mensajes son agrupados automáticamente, manteniendo la bandeja de entrada mucho más organizada como podéis ver en la siguiente imagen.


Sin embargo, y aunque las anteriores mejoras son más que sustanciales, a veces son los pequeños detallitos los que más se agradecen. Por una parte se potencia la conexión con el calendario, tanto incluyendo eventos en él automáticamente cuando se recibe una invitación desde Outlook o similares como reconociendo cuando fechas y horas aparecen en el texto y creando un enlace automáticamente para crear nosotros mismos el evento:


Antes ya podía hacer esto para páginas web, direcciones, números de teléfono y direcciones de correo, ahora además gestiona eventos y, para más inri, en multiidioma (por ahora he probado con inglés y español y funciona, no he probado catalán aún).

Otra pequeña mejora es la opción de redimensionado de imágenes al enviarlas por correo, cosa que puede venir bien si el correo resulta demasiado pesado.


También resulta especialmente útil la gestión de cuentas, ahora incluso con bandeja de entrada unificada para todas las cuentas configuradas: se acabó el ir de cuenta en cuenta para consultar el correo, ahora por fin podemos ver todo lo que nos llega en un único punto.


Y mil cosas más que podría contaros, pero esto ya se está haciendo muy largo y, después de todo, la magia está en descubrir las cosas por uno mismo, je, je. Eso sí, no siempre son todo buenas noticias, como toda nueva versión iPhone OS 4.0 tiene fallos que poco a poco van saliendo... no descarto otra entrada hablando de ellos en breve. Hasta entonces, espero que os hayan gustado las que han ido saliendo y, si tenéis cualquier duda, ¡preguntad!