jueves, 29 de julio de 2010

Contactos clave

Hay que ver qué mal llega a estar la gente. Al pasar los meses (y muy pronto podré empezar a decir los años) me he dado cuenta de que en Inglaterra realmente las borracheras son parte de la cultura popular, pero fue ayer cuando tuve confirmación empírica.

Volvía del trabajo y me crucé con un tipo con buena ropa, pero desaliñado cual indigente... Exactamente el tipo de imagen que tiene uno a las 8 de la mañana de un domingo después de una noche que Tony Manero consideraría excesiva, solo que a las 19:30. Y el pobretón se acerca a mí con esa cara de "yo normalmente no pido nada a desconocidos, pero esto es una excepción".

En un gesto a mitad de camino entre enseñarme su móvil y sorprenderse por aquel artilugio tan raro que asía, me dice que necesita llamar a un amigo. Y al hacerlo me obsequia con un aliento a whisky que a punto estuvo de tirarme al suelo, no sabía si salir corriendo o ir al bar más cercano a pedir una Coca-Cola con la que rebajar esta inyección etílica. Deduje que su intención era que le dejara mi móvil para llamar, pero tras un par de vistazos a la pantalla de su móvil (la vista se me nublaba) veo que el problema es que el móvil no tiene SIM.

El colega ha debido tirar el móvil al suelo y no ha sabido montarlo bien, así que en un alarde de civismo le coloco la SIM en su sitio y le vuelvo a encender el móvil (la solicitud de PIN está desactivada, al menos el chico conoce sus límites).

Una luz de esperanza asoma a sus ojos, y emocionado me dice que necesita llamar a Jon. Pues vamos a la agenda y busquemos a Jon. Y al entrar me encuentro con que el primer contacto de la agenda es:

Alcohol 017xx xxxxxx

Toma ya, el colega tiene un contacto llamado "Alcohol", que debe ser su proveedor oficial. Con razón el pobre va por la vida sin saber dónde está su pie izquierdo. "Eating is cheating", dicen por estos lares, porque si comes no te pones tan ciego como podrías, y si resulta que a pesar de todo tu castigado (pero hiperentrenado) hígado es capaz de aguantar el tirón llama a tu etilizador y termina la faena.

Cuando los españoles conquistaron mundos redujeron a sus enemigos pasándolos a cuchillo; los ingleses debieron matarlos a chupitos.

--

Sent from my iPhone