lunes, 10 de mayo de 2010

Cameron, ya puedes ponerte las pilas...

Tras el resultado de las últimas elecciones en el Reino Unido que han otorgado a David Cameron (líder de los conservadores) una mayoría no absoluta ha comenzado el baile de políticos para estudiar posibles coaliciones. Justo al mismo tiempo en que se publica que la economía Española creció un 0,1% durante el primer trimestre de 2010 dejando atrás la recesión (lo mismito que el Reino Unido tres meses antes). Así pues España se recupera mientras que el Reino Unido todavía está pendiente de recuperar su estatus de superpotencia (aunque hay quien afirma que la venta de Harrods o la construcción de rascacielos como The Shard, The Bishopsgate Tower (comúnmente conocido como The Pinnacle) o The Heron Tower confirman el repunte del tirón londinense), lo cual hace replantear las mentes de cualquiera...

La economía es uno de los principales factores que afectan a la calidad de vida de las personas y, desde mi punto de vista, el clima y la comida son los otros dos elementos de la Santísima Trinidad. En cuanto al primero, el clima, qué os voy a contar...


(No entiendo por qué mi iPhone ha decidido que Valencia sea Valenza). Y con respecto a la comida no hay más que echar un vistazo a las etiquetas de los alimentos de los supermercados londonitas:




Vivir en Londres para comer comida española sumamente apreciada (en el sentido de con precios más altos), sufrir su calamitoso clima y todo par ganar lo mismo que en cualquier otro país... Cameron, chato, o te pones las pilas y plantas la libra a 1,50€ de nuevo sin subir impuestos ni recurrir a ninguna de esas mamonadas populistas o aquí tienes a un candidato a abandonar la industria bancaria británica.

He dicho.