martes, 6 de abril de 2010

Vuelos de muerte

No, no vengo a hablar de la Operación Cóndor, sino que más bien quiero seguir la línea de humor tétrico, lúgubre y un tanto morbosa que inicié con Humor de muerte.

En resumidas cuentas, vengo para hacerme eco de la noticia publicada en diversos medios británicos, donde dos mujeres han intentado embarcar a su marido y padastro, respectivamente, con la importante salvedad de que el desafortunado caballero había fallecido días antes. Nunca había leído nada igual.

El trío, de nacionalidad alemana, había contratado un vuelo a Berlín con EasyJet con dos semanas de antelación, lo que significa que estaban en poder de los billetes antes del óbito. Las primeras hipótesis apuntan a que las mujeres quisieron volar igualmente y como si nada para así evitar las £5000 que cuesta una repatriación estándar.

Pero, a pesar de lo bizarro del caso, la nota de humor viene de los comentarios vertidos en la noticia, con perlas como "la tripulación empezó a sospechar cuando se dieron cuenta de que no lograban venderle nada al pobre señor", "lo que hacen algunos por conseguir millas extra" o "pues en RyanAir no se habrían dado cuenta". Vivir para ver.