miércoles, 7 de abril de 2010

Unos se quieren ir y otros quieren venir

Curiosa la forma de protestar que han elegido los habitantes de Valença do Minho (Portugal) por la reducción de sus servicios sanitarios. Parece ser que el Gobierno portugués ha decidido cerrar el servicio de urgencias nocturno de esta localidad que linda con la frontera española, ante lo que el alcalde de la localidad vecina de Tuy (en Pontevedra) ha reaccionado afirmando que acogerá pacientes en el centro homólogo tudense. Los valencianos (que así se demoninan las personas naturales de Valença), viéndose desatendidos por Portugal y atendidos por España, han decidido colgar banderas españolas por toda la localidad para mostrar su disconformodidad con la decisión del gobierno local... cosa que no deja de llamar la atención siendo que Galicia es una región con una actividad independentista significativa.

Esto me ha recordado una encuesta que leí hace unos años y según la cual nada hasta el 28% de los portugueses desearía una fusión de Portugal con España. Más curioso resulta que el 97% de los portugueses, siempre según esta encuesta e independientemente de estar a favor o en contra de la unión, consideraban que el país marcharía mucho mejor en caso de formar una unión ibérica.