martes, 20 de abril de 2010

¡Por los huevos de Cristo!

Perdón por la blasfemia, pero no he podido evitar desprender semejante grito al ver lo que ha ocurrido con el nuevo crucifijo de la Iglesia de San Carlos Borromeo de Warr Acres, Ohio (EEUU). Por lo visto han querido representar a Jesús utilizando un estilo pictórico tradicional, con tan mala pata de que los abdominales en distensión parecen un rabaco descomunal acompañado de dos pelotas como naranjas... vamos, que hasta Nacho Vidal se sonrojaría ante tamaña gónada. A los hechos me remito (foto tomada de la noticia original).



La reacción de los feligreses ha sido tal que el artista ha decidido retocar la imagen para evitar sugestiones inapropiadas.