sábado, 5 de diciembre de 2009

Se crea el Consejo General de Colegios Oficiales de Ingeniería Técnica en Informática

Este sabio Gobierno, que en épocas de crisis nos está mostrando su capacidad de maniobra tomando grandes decisiones cada cual más inteligente que la anterior, nos sale ahora con la mamarrachada del Consejo General de Colegios Oficiales de Ingeniería Técnica en Informática y del Consejo General de Colegios Oficiales de Ingeniería en Informática. Dejando a un lado el hecho de que un anuncio en el BOE incluya errores gramaticales como "los Reales Decreto" (tercer párrafo, quinta línea), el mal de la creación de este consejo empieza por el momento en que se ha hecho.

Según la Ley 2/1974 de Colegios Profesionales se deberá crear un Consejo General cuando existan diversos colegios de ámbito inferior al nacional para una misma profesión; ahora bien, el Colegio de Ingenieros Técnicos en Informática de Asturias se creó en 2001, el mismo año que el de Cataluña. El de Castilla-La Mancha se creó un año después. La condición que establece la Ley de Colegios Profesionales para crear el Consejo General lleva siendo cierta desde hace 8 años, pero nadie en el Gobierno ha parecido darse cuenta hasta ahora... justo cuando deberían tener su atención puesta en otros asuntos.

Pero lo que realmente me enerva de este asunto es que representa aún otro ejemplo de uno de los peores y más arraigados problemas de España: la sobrecoordinación y sobreorganización. En ningún punto del anuncio se específica cuáles son las funciones de este Consejo General, solo que se trata de una nueva entidad jurídica que representará a los diferentes Colegios Autonómicos, que se integrará en el Consejo Asesor de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información y que se relacionará con la Administración General del Estado a través del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio (sin perjuicio de poder hacerlo también a través de otro Departamento ministerial en razón de la materia de que se trate)... lo cual en lenguaje plano se traduce por "otra capa más en esa legión de chupópteros que nada hacen salvo vivir bien a costa del contribuyente".

Francamente, lo que necesita España para salir de este embrollo no es un Consejo General de Colegios, lo que necesita es encarar a esa panda de zánganos agarrándolos por los hombres y gritarles a la cara DÉJATE DE MONSERGAS Y HAZ TU PUTO TRABAJO. Asignar responsabilidades no significa meter a más gente en el cotarro, sino asegurarse de que tareas concretas son llevadas a cabo por personas concretas y no por grupos abstractos, y de que cuando estas tareas no se hacen la culpa no viaja de unos a otros, sino que personas concretas son castigadas apropiadamente.

Maldita sea, más de 30 años de democracia y aún no hemos aprendido a llevar un país.