miércoles, 23 de diciembre de 2009

¿Será 2010 mi año?

Todos los años por estas fechas nos arropamos los unos a los otros en grandiosas, variadas y muy frecuentemente vanas bendiciones. Recurrimos a supersticiones y tradiciones dignas de la Bruja Lola, como son meter un anillo de oro en la copa de cava con la que brindamos, colocar orégano tras la puerta, o tomarnos las uvas con la pierna izquiera en el aire para pisar así solo con la derecha y entrar en el nuevo año con buen pie... Ken Follet decí, por boca de Caris Wooler, que si existen varias soluciones para un mismo mal es porque ninguna de ellas funciona, ya que si alguna lo hiciera habría desplazado a las demás tiempo ha.

A pesar de todo, no puedo evitar una nota de optimismo ante el correo que he recibido de la cadena de hoteles Sidorme:


El año próximo será el único año “10” de tu vida, ¡disfrútalo!

Desde Sidorme Hotels
te deseamos que lo mires con ojos nuevos, con inocencia, con ilusión y con un poquito de luz, que siempre se puede encontrar, porque la hay.
Con entusiasmo, con mucha honestidad y comprometidos contigo, te deseamos que seas un “disfrutante” de tu vida.
Recuerda que te tenemos presente, y si tienes un ratito, acuérdate de nosotros


Caramba, ¿mi año 10? ¿significa esto que en 2010 voy a ligar tanto que tendré que hacer extenso uso de sus servicios? ¿me convertiré en cliente predilecto de Sidorme Hotels? ¿llegaré al hotel con bellas féminas y acabaré montando grandiosas orgías cuando las recepcionistas se unan a la fiesta?

Yo por si acaso, y según mandan las tradiciones, ya planeo celebrar la Nochevieja dando vueltas a la manzana arrastrando mis maletas llenas de ajos, con 2€ y £2 en mis respectivos zapatos izquierdo y derecho, con calzoncillos amarillos puestos del revés y pasándome por el gaznate un anillo de oro con la ayuda de una cucharada de lentejas cocinadas en una reducción de cava. Si eso no funciona, pondré una hoja fresca de laurel en la cartera y compraré billetes para el Sorteo del Niño.