viernes, 13 de noviembre de 2009

¿Seguirá el Reino Unido los pasos de España y Grecia o es que ha empezado la carrera electoral?

A pesar de que hace tan solo dos meses algunas voces empezaban a hablar de la salida de recesión por parte del Reino Unido, la situación de la economía británica no es tan buena como se desearía. El último informe oficial indica que los dominios de Su Majestad aún se encuentran bajo la peor recesión de la post-guerra, y con un déficit que se eleva como el globo de Falcon Heene. Tal escenario no podía quedar sin respuesta, y la agencia de rating Fitch anunción hace un par de días que podría quitarle al Gobierno Británico su puntuación AAA (la más alta posible).

Ahora bien, no todo es transparente y cristalino. David Riley, el representante de Fitch que hizo el anuncio, se encargó de añadir que si no habían rebajado la puntuación todavía es porque tenían la esperanza de que el Gobierno realizara un profundo reajuste fiscal el próximo año. ¿Y qué pasa el año que viene? Que hay elecciones generales.

Ante unas elecciones generales los cambios de impacto suelen venir de la mano de un cambio de gobierno, por lo que lo que la agencia Fitch podría estar sugiriendo es que bajarán la puntuación crediticia del Reino Unido a menos que los Tories ganen las elecciones. Hace aproximadamente un mes supimos que tanto Gobierno como oposición estaban manteniendo conversaciones con diversas agencias para asegurar la AAA, por lo que este apoyo encubierto podría ser un pacto sellado en tales conversaciones.

Por supuesto todo esto son especulaciones que pueden estar más o menos cerca de la realidad, pero ya sabéis el dicho, cuando el río suena...