lunes, 6 de julio de 2009

¡Zas! En toda la boca

Qué gran frase de Padre de Familia, Peter Griffin en su mejor momento... y el título perfecto para la siguiente recolección de vídeos. Es interesante la naturaleza humana, ese toque negro y a veces un tanto sádico que nos hace reírnos de las desgracias ajenas. Hace que veamos la gracia de este intento de acrobacia...



... o que menospreciemos el intento de este chaval de mejorar sus habilidades con el monopatín...



o de este con la bicicleta...



Y es que en general nos reímos de la gente que trata de alardear de sus habilidades y acaba fallando estrepitosamente; debe ser un tema psicológico, una especie de protección ante el triunfo ajeno: es bueno humillar a los que fallan intentándolo, porque si no puede que sigan en su empeño y me acaben dejando atrás. Por eso igualmente nos reímos de este pobre aprendiz de Bruce Lee (o de Chuck Norris, no lo veo claro):



Pero las hostias en la boca, por especiales que sean, no siempre están basadas en un alarde infructuoso, hay veces que son meros sinsentidos que, por mucho que los analices, no le ves el significado. Te sigues riendo, por supuesto, pero no entiendes qué intentaba este aspirante a Spiderman:



así como tampoco entiendes por qué este colega quiso utilizar sus dientes como tren de aterrizaje (con lo fácil que es utilizar los pies):



Pero entre tanto sinsentido y gilipollez encuentras a veces la chispa de la inspiración, y descubres que una hostia en la boca no solo puede tener una motivación, sino incluso un propósito. Puede servir para bajar los humos a algún que otro capullito de alhelí:



o, como bien comenta el título del siguiente vídeo, para cortar con la novia...



Tantos y tantos tipos de hostia y todas en la boca. Algunas con un propósito, otras completamente gratuitas. Algunas complejas, otras simples. Muchas de ellas nacidas de la vanidad, soberbia y/o temeridad de un adulto hecho y derecho, mientras que otras pocas, las más tiernas, tienen su origen en la dulce inocencia de un niño que descubre, tal vez de la forma menos agradable, los muchos palos que le esperan en la vida...



Feliz lunes.

P.D.: Gracias a Xavi por las fuentes para este artículo :-)