martes, 28 de julio de 2009

El jardín del vecino

Lo de impregnar asuntos serios con expresiones coloquiales, chistosas o simplemente ordinarias es una cosa que en España nos viene de lejos. A la memoria me viene especialmente aquello del semen de Gas Natural o la pirata advertencia de Laporta, ¡al loro!, pero lo que de verdad ocupa mi mente en estos días son los brotes verdes de Elena Salgado. Brotes verdes para arriba y brotes verdes para abajo. Y líneas rojas, las de Zapatero, Díaz Ferrán y los sindicatos (que no dejan de ser partidos políticos cuyos militantes no visten traje). Me pregunto si no podremos añadir unas propuestas ámbar y completar así el semáforo, y traernos a Jordi Estadella y Marlene Morreau a ver si saben poner algo de orden en este circo.

Pero volviendo a los brotes verdes hay algo que me llama la atención hasta el punto de quitarme el sueño: no se ve limitado al espectáculo (¿bochorno?) español, si no que también es tremendamente común en la prensa inglesa (green shoots). Con el desencuentro gibraltareño tan cerca me sorprendía que hubiera tal comunión de criterios, y me pregunté si no sería antes el huevo o la gallina, Salgado o la Reina Madre. Y resultó que la Reina Madre, pues la expresión green shoots es una expresión común en el argot económico inglés y que se emplea desde hace no pocos años.

Esto me lleva a dos conclusiones rápidas:
  1. Elena Salgado, o sus asistentes, leen regularmente la prensa internacional. Esto es bueno.
  2. Elena Salgado hace sus previsiones económicas según lo que sucede en otros países y no en el suyo propio. Esto ya no es tan bueno.
Pero bueno, tampoco es necesario rasgarse las vestiduras, que ya llega agosto y todos podremos irnos a la playa, que aunque la posidonia (como la economía) siga sin mostrar sus brotes verdes, aquí no hay nadie a quien le importe.