lunes, 15 de junio de 2009

Por qué la izquierda nunca ganará en Valencia

Hoy salía en la portada de El Levante una fotografía sobre una manifestación contra la presunta corrupción de Francisco Camps, presidente de la Generalitat Valencia. Y me ha llamado la atención un detalle de la foto de portada...


¿Veis lo que yo veo? O mejor dicho ¿Veis lo que yo no veo? Ni una sola bandera valenciana, sí varias catalanas, pero ni una valenciana. Aunque no se den cuenta los manifestantes, este tipo de movimientos juegan más en su contra que en su favor, porque contribuyen a concebir una derecha potencialmente corrupta pero valenciana y valencianista, y una izquierda supuestamente limpia pero de carácter más catalanista. Y, a la hora de decidir entre malos y supuestamente menos malos, la gente acaba gustando más de argumentos sobre quién le beneficiará más contra aquellos de quién hará lo más correcto.

Tengo muchos amigos valencianos que se manifiesta socialistas y en las elecciones generales votan al PSOE, mientras que cuando llegan las autonómicas caen ante el demonizado (posiblemente con razón) PPCV. Si les pregunto el porqué de su decisión todos acaban admitiendo no sin cierto rubor que, si se ven forzados a elegir entre ideología y terruño, lo segundo les tira más que lo primero. El PSPV no es percibido como representador de los intereses valencianos, EUPV no está más cerca que digamos, y ERPV... bueno, lo mejor que se puede decir sobre su valencianía es que la conciben de una manera diferente (y compartida por menos del 5% de los valencianos).

Hace unos meses el PSPV empezó a darse cuenta de este problema, con algunos años de retraso diría yo, y se planteó cambiar las siglas del partido por PSCV (Partido Socialista de la Comunidad Valenciana) o PSV (Partido Socialista Valenciano), evitando así la ambigua y nada beneficiosa referencia al País Valencià. Por supuesto había más de una voz en contra de este movimiento y no creo que lo terminen de llevar a cabo (hoy por hoy las siglas PSPV siguen en boga), pero si la izquierda valenciana quiere tener alguna posibilidad de gobernar va a tener que empezar a disputarle la valencianía al PPCV, exactamente igual que el PSOE se ha visto obligado a demostrar su españolidad por encima de la de los populares.