miércoles, 20 de mayo de 2009

El tío Sam te necesita, corre y acude a su cita

Con esta línea de Nach quiero empezar esta entrada (y digo y afirmo que está tomada de la canción Barras y estrellas de Nach, no vaya a tomarla conmigo como con el Ministerio de Sanidad), y es que cuando las cosas le van mal a EE UU, país patrio y autoamante donde los haya, siempre saldrá algún individuo o empresa igualmente patrio y autoamante para rescatarlo. Tal vez por eso EE UU protege tanto a los suyos, ya sean soldados, empresas, cantantes, científicos, universidades o navegantes, porque de esa manera siempre tienes gente que te debe favores.

Al menos esa es mi interpretación ante el hecho de que, justo cuando peor le va a la economía de EE UU, cuando menos confianza hay en el sistema financiero, cuando más necesidad hay de que el dinero se mueva y, por tanto, más necesidad hay de que el mercado se pueble de nuevo de activos de confianza que reemplacen los consabidos activos tóxicos, justo en ese momento, Microsoft decida emitir bonos por valor de 3750 millones de dólares por primera vez en su historia. Microsoft no es una empresa cualquiera, es un pez gordo de EE UU y además centrada en el sector tecnológico (supuestamente siempre en alza), por lo que sus bonos están clasificados como Triple-A, la calificación de mayor confianza posible.

Saquen sus ahorros de debajo del colchón, el mercado vuelve a abrir sus puertas.