viernes, 3 de abril de 2009

Forato vito, forato tapato

Estos días vuelvo a tener visita, y las visitas siempre dan buenas anécdotas. Y ya que el G20 no está dando tanto que hablar como esperaba, lo mejor es hablar de las visitas.

Para conservar su anonimato llamaremos a mi amigo "X", como la cabeza del GAL. Al salir del trabajo nos hemos ido de birras, luego de cena, y luego de más birras. Luego hemos tenido un poco de billar, aunque después de tanto licor de malta con el billar no metíamos ni miedo... En cualquier caso lo divertido ha estado en la cena.

Nos acomodan en una mesa de cuatro, y junto a nosotros sientan a otros dos hombres, digamos "muy amanerados". Esto es Londres y casi todo el mundo habla inglés, así que hablar en español suele ser seguro, pero aún así reprimo un comentario a X del estilo de "vaya dos mariposones que se nos han puesto aquí". No me malinterpretéis, no tengo nada en contra de los homosexuales, pero los discretos y los hay de los que llevan a la de la limpieza loca por toda la casa. Uno de ellos resultó ser venezolano, por lo que fue una suerte que reprimiera mi comentario sobre su amanerismo.

Tras conversaciones y risas varias, el no venezolano se dirige a mí...

SUJETO (apuntando a X): ¿es tu novio?
YO: No, no, es solo un amigo.
SUJETO: Ah... (dirigiéndose a X) hola, me llamo Tony, ¿y tú?

A mí me llamarán malpensado, pero eso en mi pueblo se llama tantear el terreno y tirar la caña. Por si quedaba alguna duda, el sujeto empieza a comentar la comida de X.

SUJETO: ¿qué es eso que tienes ahí? ¿un tomate?
X: No, es zanahoria.
SUJETO: Ah, parece una zanahoria muy grande... (sonríe, pausa)... ¿Puedo ver tu zanahoria?

Bueno, si lo de antes era tirar los tejos, esto ya es tirar las tejas, los ladrillos y hasta la hormigonera. Pero se ve que el otro se estaba poniendo celoso, y decidió entrar en escena también; después de conversaciones varias ataca también a X, y mientras le acaricia la espalda le pregunta.

SUJETO2: ¿Y tú qué edad tienes nene?

Coña, otra que no pierde comba. Yo no sabía si reírme o sentir envidia, ¿los dos detrás de él? ¿es que yo no soy guapo o qué? Aunque la verdad, si las tías me ven con pinta de gay y los gays con pinta de hetero... mal lo llevo, algo tendré que hacer.

Madre, qué bonito es Londres.