jueves, 12 de marzo de 2009

Movimientos difíciles, justos e inteligentes

Leo que en Girona se ha creado por fin la fundación Príncipe de Girona, haciendo así justicia a un hecho ignorado por muchos: que el Príncipe Felipe de España no es solo príncipe de Asturias, sino también de Girona (y de Viana, en Navarra, aunque esta fundación aún esta por ver).

Está claro que publicidad sobre los títulos del Príncipe y alarde de su vinculación con Girona se podría haber hecho desde la casa real o aún desde el gobierno, pero este no habría sido un movimiento inteligente dado el carácter especial de Cataluña y más todavía el de Girona, plaza fuerte del nacionalismo catalán. Hay antecedentes de movimientos similares con resultados nefastos; en el Reino Unido, donde Gales lucha por una independencia apoyada por el 12% del electorado, se pretendió acercar la Corona a los galeses estableciendo como lugar oficial de la investidura del heredero al trono de Inglaterra el Castillo de Caernarfon, en el norte de Gales. Esto no fue acogido de buen grado por los galeses, que veían uno de sus más preciados tesoros "profanados" por la Corona, enfado que llegó al clímax cuando en 1969 se intentó atentar contra el tren que lleva al Príncipe Carlos de Inglaterra hacia Caernarfon para su investidura.

Sin embargo, en España han sido un poco más listos, y han tenido la suficiente paciencia como para dejar que la creación de esta fundación, el paso por el acercamiento entre Familia Real y Girona, venga de la mano del pueblo civil y no de un estamento estatal o real. Y que sea para bien.