sábado, 28 de marzo de 2009

La fiesta invisible

Viernes 1 AM, Clapham Grand (garito en la zona de Clapham Junction, Londres). Yo espero en la cola de guardarropía para dejar mi abrigo cuando una rubia llega para recoger el suyo e irse a casa (ligeramente bajo los efectos de alguna que otra droga dura o blanda):

RUBIA: Hey! ¿Qué tal?
YO: Bien, bien, ¿y tú?
- Bien también. Qué sorpresa verte aquí, ¿cómo vas?
- Eer... ¿nos conocemos?
- Claro, si estuve ayer en tu casa.
- ¿¿ En mi casa ??
- Sí, en la fiesta.
- (Tras buscar en mi recuerdo infructuosamente la cara de esta chica) Creo que te equivocas, anoche no estuve en ninguna fiesta.
- ¿Cómo no vas a estar? ¡Si era la fiesta de inauguración de tu piso!
- No, la inauguración de mi piso fue hace un mes... y si hubiera habido una fiesta anoche me acordaría...
- Va, no seas tonto, si estuve hablando un buen rato contigo y con tu compañero de piso.
- ¿Mi compañero de piso?
- Sí, Donn.
- ¿¿ Donn ??
- Sí hombre, el chico portugués.
- Eerr...
- Oye, si lo que pasa es que no querías que nos volviéramos a ver dilo claro, pero no me estés vacilando.
- (yo ya flipaba en colores) No, no... No pretendo ser grosero contigo ni nada, pero es que creo que te estás confundiendo de persona...
- Joder, va, no seas capullo... Estuve anoche en tu casa charrando contigo y con tus colegas...
- Ok, ok, ¿dónde vivo?
- Aquí cerca, saliendo del club a la derecha, todo recto y después la segunda a la izquierda.
- ¿Y con quién comparto piso?
- Con Donn, el portugués, te lo he dicho antes.
- Dios, pareces tener mucha información...
- ¡Claro que la tengo! ¡Porque estaba allí!
- Solo hay un problema con tu información, y es que está toda mal...
- Va, no seas así, ¿seguro que no es que no quieres volver a verme y punto?
- No, no es eso, es de verdad que me estás tomando por otra persona.
- Que no, que estuvimos ayer hablando, que me dijiste que venías de Italia y que eras gay.
- (ahora ya me ha puesto la puntilla) Oye, de verdad que estás confundiendo... Me sabe mal decirte esto, pero no vivo Clapham, vivo en Shoreditch, no comparto piso con ningún portugués, de hecho vivo solo, no soy italiano, soy español, y por último, te puedo asegurar que no soy gay.
- Eres idiota, no sé por qué tienes que hacer esto...
- Te digo que no estoy haciendo nada, que te digo la verdad.
- ¿En serio?
- En serio (surrealista total).
- Ah... bueno, pues perdona, que te lo pases bien esta noche.
- Venga, igualmente.

Solo por esto ya valieron la pena las 10 libras de la entrada...