jueves, 5 de marzo de 2009

Cuando la economía va sobre raíles

Leo que Groupe Eurotunnel, la empresa que desarrolló y actualmente explota el uso del Túnel de la Mancha (comúnmente conocido como Eurotúnel), ya ha alcanzado el punto de tener tantos beneficios como para repartir dividendos entre sus accionistas; 0,04 €/acción, que no es mucho, pero que me hace pensar en un grupo de personas, mejor dicho, un grupo de inversores que ven en la infraestructura ferroviaria un negocio lo suficientemente rentable como para arriesgar su propio dinero y el de los demás en un proyecto tan ambicioso como es el de unir Londres y París por medio de un túnel submarino. Y lo que es más, conseguirlo.

Y luego miro a España, donde la construcción ferroviaria es competencia de un Estado que no se quiere gastar el dinero (principalmente porque no lo tiene) lo que significa que asociaciones de empresarios, administraciones autonómicas y otros muchos entes tienen que pelearse entre ellos para recibir las migajas centrales. Nosotros necesitamos el AVE mucho más que ellos, y me encantaría poder decirles "pues constrúyetelo tú"... pero es que este bendito país no les deja, ¡ay!