martes, 10 de marzo de 2009

22 modelos económicos explicados en términos bovinos

Socialismo
Tienes dos vacas.
Le das una a tu vecino.

Comunismo
Tienes dos vacas.
El Estado te las quita y te da algo de leche.

Fascismo
Tienes dos vacas.
El Estado te las quita y te vende algo de leche.

Nazismo
Tienes dos vacas.
El Estado te las quita y te pega un tiro.

Burocratismo
Tienes dos vacas.
El Estado te las quita, mata una de ellas, ordeña a la otra y después tira la leche por el desagüe.

Capitalismo tradicional
Tienes dos vacas.
Vendes una y compras un toro.
Tu ganado se multiplica y la economía crece.
Al final las vendes todas y te retiras con las ganancias.

Surrealismo
Tienes dos jirafas.
El Gobierno te exige apuntarte a clases de armónica.

Empresa americana
Tienes dos vacas.
Vendes una de ellas, y fuerzas a la otra a produce la leche de cuatro.
Más tarde, contratas a consultor para averiguar por qué se te ha muerto la vaca.

Capitalismo según el Royal Bank of Scotland Venture
Tienes dos vacas.
Vendes tres de ellas a una de tus compañías públicamente conocidas, usando letras de crédito creadas por tu cuñado del banco.
Ejecutas una permuta financiera (equity swap) sobre una oferta general asociada de manera que recuperas tus cuatro vacas, con una exención de impuestos de cinco.
Los derechos de ordeñanza de tus seis vacas son transferidos vía un intermediario a una cuenta secreta en las Islas Caimán propiedad del accionista mayoritario de la empresa, quien vuelve a vender los derechos de las siete vacas a tu compañía públicamente conocida.
El informe anual dice que tu compañía tiene ocho vacas, más una opción de compra sobre otra más.
Vendes una vaca para comprar un nuevo presidente de los Estados Unidos, por lo que te quedas con nueve vacas.
No se presenta ningún balance de cuentas.

Al final, el erario público te compra el toro.

Empresa francesa
Tienes dos vacas.
Convocas una huelga, organizas revueltas, bloqueas carreteras, quemas neumáticos y contenedores, y todo porque tú quieres tres vacas.

Empresa japonesa
Tienes dos vacas.
Las rediseñas para reducirlas a la décima parte de su tamaño y que produzcan veinte veces más leche.
Luego creas un dibujo animado llamado "Vakemon" y lo comercializas por todo el mundo.

Empresa alemana
Tienes dos vacas.
Las reingenierizas para que vivan 100 años, coman una vez al mes y se ordeñen solas.

Empresa italiana
Tienes dos vacas, pero no sabes donde.
Así que decides irte a comer.

Empresa española
Tienes dos vacas.
Como eres empresario no consideras digno mancharte las manos ordeñándolas, así que decides pagar a alguien para que lo haga por ti.
La consultora de recursos humanos te dice que necesitas tres ordeñadores y un supervisor de equipo, pero tú además contratas a un tío que cobra un pastón porque hizo un máster de gestión bovina en la Universidad de Central Lechera Ajopringue.
La producción no es la esperada, te acercas a la planta para ver qué pasa, y te encuentras a una persona ordeñando con poca gana y los otros cuatro mirando... Todo parece normal.
Echas la culpa a los intermediarios y pides una subvención al FEDER.

Empresa rusa
Tienes dos vacas.
Las cuentas, tienes cinco vacas.
Las cuentas de nuevo, tienes 42 vacas.
Las cuentas de nuevo, tienes dos vacas.
Dejas de contar y abres otra botella de vodka.

Empresa suiza
Tienes 500 vacas, pero ninguna te pertenece.
Cobras a los propietarios por tenerlas.

Empresa china
Tienes dos vacas.
Tienes 300 personas ordeñándolas.
Aseguras gozar de pleno empleo y una alta producción bovina.
Mandas a prisión al periodista que dijo la verdad.

Empresa india
Tienes dos vacas.
Las veneras.

Empresa inglesa
Tienes dos vacas.
Están locas.

Empresa iraquí
Todo el mundo piensa que tienes cientos de vacas.
Proclamas al mundo que en realidad no tienes ninguna.
Nadie te cree, así que te despellejan el culo a base de bombas e invaden tu país.
Sigues sin tener vacas, pero al menos ahora vives en una democracia.

Empresa australiana
Tienes dos vacas.
El negocio parece marchar viento en popa.
Cierras la oficina y te vas a tomar unas birras para celebrarlo.

Empresa neozelandesa
Tienes dos vacas.
La de la izquierda es muy atractiva.