sábado, 14 de febrero de 2009

Lecciones desde Wall Street

Recientemente he leído un par de artículos, uno de Michael Lewis y otro firmado conjuntamente por Tom Randall, Alex Nussbaum y Peter Robison, que disertan sobre lo mucho que se está hablando de (y criticando a) los tiburones financieros de Wall Street y lo desviado, infundado e injusto de estas críticas. Y esto lo hacen poniendo buenos contraejemplos y contraargumentos, he aquí mis tres preferidos.

La culpa es de los avariciosos de Wall Street, que nos han metido en esto
Esto no pasa del mero autoengaño, cosa que se descubre con un mínimo de autocrítica. ¿Quién pidió una hipoteca a 50 años para comprarse la casa de sus sueños? ¿Quién solicitó créditos al consumo a devolver en tres años para disfrutar de un crucero por el mediterráneo? O englobando estas y otras muchas otras preguntas, ¿quién abusó de los instrumentos financieros para vivir por encima de sus posibilidades? Nosotros.

Admitámoslo, pedimos, pedimos y pedimos, y la única culpa que tienen los bancos es la de conceder. En Wall Street pusieron a la venta manzanas podridas, es cierto, pero igual de cierto es que nosotros, cegados por nuestra gula, se las quitamos de las manos.

El problema es el exceso de testosterona en Wall Street, operado mayoritariamente por hombres
Esta es probablemente la mayor de las chorradas que se han dicho en esta época de crisis, por suerte también una de las que menos he oído. Y es que cuando hay problemas o eventos catastróficos hay gente que siempre recurre a los tópicos sexistas (aún resuenan en mis oídos aquellos "deja que ella pilote un rato" tras el 11-S).

Es cierto que Wall Street es operado mayoritariamente por hombres, pero esto ha sido cierto desde su nacimiento, así que, ¿cómo es que no tenemos crisis como esta todos los años? En fin, no debería molestarme en tumbar este argumento porque carece siquiera de cimientos, pero como hoy estoy juguetón voy incluso a darle la vuelta: lo cierto es que la incorporación de la mujer al mundo financiero ha ido en aumento en los últimos años, por lo que precisamente hoy es cuando más mujeres podemos encontrar en Wall Street... el mayor número de mujeres de la historia coincide en el tiempo con la mayor crisis financiera de la historia... ¿deja que ella comercie un rato? (Aído, no te mosquees

Los CEOs de los bancos respaldados por el gobierno no deberían cobrar tanto
Esto responde a la última (o primera) medida Obama: poner una cota máxima de $500.000 al sueldo de los principales responsables de los bancos respaldados por el Gobierno. Esta es una medida populista que pretende calmar a esas masas que ven cómo sus impuestos están siendo utilizados para rescatar bancos que, al fin y al cabo, tuvieron que hacer las cosas muy mal para acabar donde están. Y no es que el argumento de "no se pueden pagar sumas astronómicas a quien necesita la ayuda del Gobierno" sea malo, al contrario, es un buen argumento... salvo por el hecho de ser superficial e ingenuo.

Míremos el asunto desde esta otra óptica: hablamos de bancos con problemas, bancos que necesitarán tomar decisiones duras (como recortes de plantilla), bancos que necesitarán una estrategia inteligente y firme para salir del hoyo que ellos mismos se han cavado. Esto supone una gran responsabilidad para aquél que tenga que tomar el timón, ¿y piensas pagarle tan solo $500.000 anuales?

Compara números: un banco como Citibank tiene cerca de 400.000 empleados, lo que significa que su máximo dirigente debe cobrar poco más de 1 céntimo por cada uno de esos puestos de trabajo que debe proteger a toda costa. O visto de otra manera, el CEO de un banco internacional debe cobrar menos que el de Rick's Cabaret International Inc., que tiene un sueldo de $600.000 anuales (y un puesto mucho más agradecido en ciertos aspectos).


Y es que es fácil torear desde la barrera y repartir críticas a diestro y siniestro, total, lo que digas no tendrá repercusión alguna.