lunes, 8 de diciembre de 2008

Consecuencias de los periodos de alta densidad

¿Os acordáis de cuando hablábamos de los periodos de alta densidad? Bueno, pues hoy quiero mostraros una muestra de lo que un periodo de estos puede llegar a hacer:


Este es el aspecto de mi cuarto cuando me hallo inmerso en uno de esos periodos... papeles, facturas, documentos, la cama por hacer, ropa por planchar y guardar y el bonsái pidiendo a gritos que lo rieguen. Un caos casi depresivo, ¿pero y lo bien que te sientes cuando piensas en todo lo que consigues hacer? ¡Viva el estrés!