martes, 16 de diciembre de 2008

1 jefe de equipo, 3 jefes de sección con plus de productividad, 2 auditores de Arthur Andersen, 4 vigilantes jurados y 1 remero

Ya la hemos vuelto a liar a la española. Tenemos que mejorar los resultados, ¿qué hacemos? Reestructuramos, replanificamos y cambiamos el nombre, ¿trabajamos más? No, eso no hace falta.

Hace aproximadamente un año el Gobierno pretendió mejorar los resultados del CSIC convirtiéndolo en agencia estatal; de incrementar su financiación no se habló, pero si de hacer lo mismo de otra manera (con costes en la transición de un sistema al otro, claro está). Ahora nos sorprende con que el CSIC absorberá hasta seis OPIs (Organismo Público de Investigación) y cambiará su nombre por el de CSICT (Consejo Superior de Investigaciones Científicas y Tecnológicas, como si lo tecnológico no estuviera dentro de lo científico), pero por supuesto sin que se incremente en un solo céntimo la partida destinada a la investigación (como mucho, creo que este año la reducirán).

Esto es algo muy español, tratar de hacer como que mejoras algo mediante rimbombantes movimientos pero sin cambiar la situación real. Acuérdense si no de aquello de cambiar I+D por I+D+i sin destinar dinero adicional, como si el añadir una i fuera a hacer que hubiera más investigadores. Pero mi ejemplo favorito, sacando a relucir grandes fiascos de la política española, es el de la iniciativa de Trujillo para facilitar el acceso a la vivienda joven: las Keli Finder. 140 000€ para crear una página web y la producción de 10 000 zapatillas estilo Happy Luck como promoción, ¿pero había pisos? No, pero eso es lo de menos, lo que importa es que hemos hecho una página que te cagas y unas zapatillas súper molonas con las que te podrás patear toda la ciudad para buscar un piso que no encontrarás.

La idea duró poco y fue retirada hace tiempo. La página web, kelifinder.com, ya no está operativa, y la dirección redirige a ayudasviviendajoven.es, pero los muy zorros (porque decir "la muy zorra" queda feo) han querido hacer rentable la inversión en la compra del dominio y, por lo menos, si alguien trata de entrar llegará a algún sitio.

Cuando pienso en todo esto no puedo evitar acordarme de aquella historia sobre las competiciones de remo de una empresa española contra una japonesa...
- Gutiérrez, parece que nos han vuelto a dar la del pulpo, ¿será que necesitamos más remeros?
- No, lo que necesitamos es un nuevo organigrama y tres supervisores más.