viernes, 17 de octubre de 2008

Sobre medidas estándar

Acostumbrados estamos todos a batallar con medidas más o menos estándar, tales como el metro o el kilogramo. Los más versados, viajados o aburridos estarán habituados también a unidades como el galón o la yarda. Y los que siguen con cierta frecuenca cualquier tipo de medio informativo (prensa, radio, televisión, Internet...) estarán acostumbrados también a medidas como "campo de fútbol" para referirse a superficie, "hogar" para referirse a consumo energético, "ciudad pequeña" para referirse a poblaciones o, uno de mis preferidos, "de aquí a Cuenca y vuelta" para referirse a distancia.

Pues bien, desde este púlpito quiero solicitar vuestra colaboración para estandarizar otro tipo de medida: el nivel de picante. No jodamos, ¿qué coño significa picante "medio"? ¿quién establece estos baremos? Porque hoy estaba yo en un puesto de comida tailandesa pidiendo mi cena de toca-y-vete y veía tres tipos de picante: bajo, medio y alto. Normalmente tengo una buena tolerancia al picante y a los sabores fuertes en general (yo soy de los que beben vinagre), así que descarté el picante bajo; no quería pasarme de valiente y menos siendo que no me quedaba agua, así que descarté también el picante alto, decantándome por el medio.

Me dispongo a disfrutar de mi comida tranquilamente: arroz aromatizado y curry de picante "medio". Al abrir el bote me pringo ligeramente un dedo y, cuando me lo llevo a la boca, descubro que ese curry pica algo más que "medio". Empiezo a comérmelo y voy notando como según mastico los trozos de pollo se mastica igualmente la tragedia. Los nervios de la lengua murieron pronto, por lo que la sensación de picor no duró demasiado, siendo substituida en su lugar por la sensación de tener en la boca un salón de rayos UVA. Sentía que si tiraba el aliento a una cámara de fotos podía velar el carrete entero.

Sigo comiendo, empiezan los sudores. Creo que hasta los ojos empezaron a ponérseme rojos. Pero lo jodido es que aquella bomba en forma de arroz, pollo y picante maldito está buena, y sigo comiendo. Mala idea, al poco rato tengo que cerrar el pote y parar. I'm on fire. No sé si llamar a un médico, a los bomberos o a un exorcista. Considero sentarme en un banco, pero veo que es de madera y reculo: no quiero prenderle fuego. Trato de pensar en otra cosa, a ver si así se me pasa. Sé que eso no es más que un maldito placebo, como lo de pensar en un lugar feliz cuando tienen que sacarte sangre... "pues mi amiga me dijo que ella ni siquiera notó el pinchazo, que antes de darse cuenta ya había acabado". Sí, y yo tengo un amigo que estaba pensando en otra cosa y sin darse cuenta le extirparon el apéndice, el bazo y un riñón, ¡no te jode!

Pero yo tengo fe, y sigo actuando como si nada, a ver si eso funciona. Veo dos chicas majas, extranjeras, "esta es la mía" me digo. Me acerco y hablo, gran error. Tras haber comido un curry que debía llevar condensado la mitad de la producción mexicana de chile picante no es una buena idea abrir tu boca para dejar que salgan los demonios. Juro que aquellas chicas eran morenas, y digo eran, porque desde el momento en que dejé escapar ese aliento de dragón su pelo se chamuscó hasta quedarse en rubio claro. Una de ellas tendrá que dibujarse las cejas durante el resto de su vida, y todo por no tener clara la definición de picante "medio". Finalmente me rindo, me retiro, me echo en un rincón y espero a que el cuerpo haga su ciencia y se deshaga del mal que hay en mí.

Así que por favor, apoyen esta iniciativa, SÍ A UNA MEDIDA ESTÁNDAR SOBRE EL PICANTE, NO A LA INCERTIDUMBRE DEL PICANTE "MEDIO".