jueves, 9 de octubre de 2008

9 d'Octubre

Hoy, 9 de octubre, se conmemoran exactamente 780 años de la conquista de Valencia por parte de Jaime I, devolviéndola al bando cristiano. Por eso hoy quiero dedicarle una entrada a Valencia, esa tierra que me vio nacer y que espero algún día me vea morir.

Si cierro los ojos puedo sentir que estoy allí, notando el olor a pólvora de alguna traca cercana (cualquier excusa es buena para una mascletà), bajo un cielo de un azul tan claro, tan pálido, que parece roto, desgastado. También percibo su olor de noche, un suave aroma a azahar que recorre las estrechas calles iluminadas por una luna grande y brillante como en ningún otro sitio he visto.

Valencia, que sabe a mar y a huerta, ofrece al que la visita buen comer, buen beber, buen disfrute y buen dormir. Desde los arroces hasta el pescado, desde los vinos hasta el Agua de Valencia. Mora y cristiana, desde las siete acequias hasta el Plan Sur, gobernada, enriquecida y a veces castigada por su dios particular: el Turia. Una tierra donde la palabra "vivir" adquiere un nuevo significado.

Sí, también es la tierra de Fabra, de Benidorm, de las escuelas en barracones y de muchas otras atrocidades, pero hoy es 9 de octubre, permítanme que, por una vez al año, vea solo lo bueno.

Finalmente y como único colofón posible, el himno que caracteriza lo que un día fue reino y nunca dejará de ser hogar...